Embajadora de Bangladesh en México visita Querétaro

Recibe Mauricio Kuri González a Embajadora de Bangladesh en México

En gobernador, Mauricio Kuri González, sostuvo un encuentro con la Embajadora de Bangladesh en México, Abida Islam, con quien acordó fortalecer vínculos, a fin de expandir los horizontes del país sudasiático en Querétaro.

 

Banner-QroVerso_1459x170

 

En la reunión se estableció promover el intercambio comercial, cultural, académico y de cuidado del medio ambiente entre ambas regiones. Asimismo, se reconocieron los avances de Bangladesh en la industria farmacéutica, tecnologías de la información, agricultura y pesca.

En este encuentro estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Rogelio Vega Vázquez Mellado; el secretario de Desarrollo Sustentable, Marco Antonio Del Prete Tercero; la consejera de la Embajada de Bangladesh, Shahanaj Akhter Ranu; y el asesor político de la Embajada de Bangladesh, José Octavio Tripp Macías.

 

Bangladesh

 

¿Dónde está y cómo es Bangladés?

Bangladés, al este de la India en la bahía de Bengala, es un país sudasiático marcado por su abundante vegetación y sus numerosos canales. Los ríos Padma (Ganges), Meghna y Yamuna crean planicies fértiles, y es común realizar viajes en bote. En la costa sur, el Sundarbans, un enorme bosque de mangles compartido con la India oriental, es hogar del tigre de Bengala real

En este país, la pobreza es extrema y generalizada: casi la mitad de su población vive con menos de un dólar al día.

Su situación geográfica y climática la hace objeto de desastres naturales de proporciones catastróficas. En particular, los 600 km de costa de Bangladesh constituyen una de las regiones del mundo más proclives a desastres.

Se produce principalmente arroz y yute. Muy importante, el volumen de pesca que se obtiene tanto en el mar como en los ríos.; La industria esta poco desarrollada. La religión es islámica con grandes minorías hinduístas.

El territorio ocupado por Bangla Desh había formado parte de la India inglesa hasta julio de 1947, en que quedó integrado en el recién creado Dominio del Paquistán. Sin embargo, esa integración, dificultada por la distancia que separaba las dos provincias que constituían el nuevo Estado, nunca llegó a ser completa y el descontento fue creciendo en Pakistán Oriental, que se veía postergado en las mejoras económicas.