En alerta por reservas de uranio en Irán

 

Las potencias europeas alertan que la producción de uranio en Irán

Las potencias europeas alertan que la producción de uranio en Irán alcanzó “una etapa importante para la producción de un arma nuclear”.

Alemania, Francia y el Reino Unido emitieron un comunicado conjunto en el que calificaron de lamentable la decisión del régimen persa de elevar la tasa a 60% como parte de su programa atómico.

Francia, Alemania y Reino Unido consideraron el miércoles que el anuncio de Irán sobre el enriquecimiento de uranio hasta el 60% representa una “gran preocupación” y un paso “contrario al espíritu” de las negociaciones para salvar el acuerdo nuclear.

“Esto supone una gran preocupación, ya que la producción de uranio enriquecido a altos niveles representa una etapa importante para la producción de un arma nuclear”, lo que resulta “contrario al espíritu constructivo y la buena fe de estas negociaciones”, declararon los portavoces de los ministerios de Relaciones Exteriores de los tres países, que firmaron el acuerdo nuclear de 2015.

El anuncio de Irán el martes de intensificar el enriquecimiento complica las conversaciones en curso en Viena destinadas a salvar pacto entre Irán y las potencias mundiales y que el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, abandonó hace tres años.

La decisión de Irán le acercará al umbral del 90% de enriquecimiento que permite un uso militar y acortara el tiempo para construir una bomba atómica, un objetivo que la república islámica siempre negó.

En virtud del acuerdo nuclear, Irán se había comprometido a mantener el enriquecimiento en un 3,67%, aunque en enero lo aumentó al 20%.

El presidente de Irán, Hasan Rohani, dijo el miércoles que su decisión de aumentar al 60% el enriquecimiento de uranio es una respuesta al “terrorismo nuclear” del Israel contra su planta de Natanz.

La puesta en marcha de centrifugadoras avanzadas y la producción de uranio enriquecido “es la respuesta a su maldad”, dijo Rohani en un mensaje dirigido a Israel. “Lo que han hecho se llama terrorismo nuclear”, afirmó en declaraciones televisadas, refiriéndose a una explosión en la madrugada del domingo que dejó sin electricidad la principal instalación nuclear de Irán, en el centro del país. “Lo que nosotros hacemos es legal”, aseguró.

Israel no confirmó ni desmintió su implicación pero la radio pública del país dijo que se trataba de una operación de sabotaje de la agencia de espionaje Mosad, citando fuentes de inteligencia no identificadas.

Rohani señaló que los organismos de seguridad de del régimen persa aún no habían presentado un informe definitivo pero que el incidente parecía ser un “crimen de los sionistas”.

El enviado de Irán ante el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) de la ONU, Kazem Gharibabadi, escribió en Twitter que habían comenzado las medidas preparatorias para permitir el enriquecimiento. “Prevemos acumular el producto [de dos cascadas de centrifugadoras dedicadas al 60% de uranio] la semana que viene”, aseguró.

Israel ha prometido con frecuencia que impedirá que Irán construya una bomba atómica, lo que considera una amenaza para su propia existencia. Estados Unidos dijo el martes que apoyaba a Israel pero que seguía comprometido con las conversaciones sobre Irán a pesar del plan de enriquecimiento.

Irán asegura necesitar el uranio enriquecido para fines médicos y Gharibabadi dijo en su tuit que el nuevo material “mejorará significativamente tanto la calidad como la cantidad de los productos radiofarmacéuticos”.

(Con información de AFP)