Errores financieros que los exitosos no cometen

Errores financieros que los ricos no cometen

La mayoría de nosotros está demasiado lejos de ser millonario, pero sí puedes acercarte a esa meta dejando de cometer algunos errores financieros. En el siguiente artículo de Molly Triffin te presentamos las equivocaciones más comunes que tendemos a cometer a la hora de manejar nuestros ingresos y algunos tips para manejarlo mejor:

La verdad es que no necesitas lanzar una compañía de tecnología mega exitosa, tener tu apellido en una importante firma de abogados o buscar el tipo de carrera que aparecería en un libro de Michael Lewis (aunque claramente estas cosas no nos dañarían) ¿Pero qué es lo que sí necesitas que tener? Una mentalidad financiera correcta junto con los sabios hábitos que la deben acompañar.

“La principal diferencia entre los ricos y el resto de nosotros es que ellos están en control de sus ingresos y no al revés. No dejan que el dinero los controle.

Ello se tomaron el tiempo de aprender cómo trabajar exitosamente con el dinero y se convirtieron en los capitanes de sus vidas. Por el contrario, si te relacionas con miedo e ignorancia frente a tus finanzas, serás como un bote a la deriva en alta mar”, dijo Jaime Tardy, una asesora de negocios y autora de “El Eventual Millonario”, que ha entrevistado a más de 150 individuos ricos para saber cómo acumularon su riqueza.

El tipo de actitud que no apunta a un norte definido, es lo que puede llevarte a cometer graves equivocaciones que te harán perder miles de dólares. Para evitar esto te resumimos los peores errores monetarios en los que la gente incurre, pero que los individuos prósperos evitan a toda costa:

1. Error monetario: Te rehusas a enfrentar los hechos

Si no eres muy bueno con las matemáticas puede ser tentador sustraerte a ti mismo de tus finanzas, ya sea evitando las decisiones de inversión o descaradamente ignorando los avisos del banco. Por supuesto, esto no lo hacen aquellos con cuentas bancarias rebosantes de dinero que, por lo demás, no llegaron a tenerlo haciéndose los ciegos con sus informes de balance.

“Si no tienes los datos concretos de tu situación financiera, el dinero se te escurrirá de las manos como agua”, determinó Tardy. Algunas consecuencias son que puedes caer en grandes deudas, invertir equivocadamente o llegar a tu jubilación sin un solo peso.

La solución para hacerte rico: “Algunas personas asumen que tienes que ser un banquero inversionista para entender el flujo monetario, pero los ricos no nacieron con el don de la sabiduría financiera; es un proceso gradual de aprendizaje. Si evitas el lidiar con tus cuentas y balances, porque te da miedo lo que puedas encontrar, tienes que lanzarte de una vez. Incluso si no encuentras lo que esperabas, el conocer la verdad te permitirá tomar mejores decisiones y seguir adelante”, aconsejó la asesora.

Si vas a empezar desde cero, el primer paso es juntar la información básica de tu cuenta bancaria, como cuánto ganas y cuánto gastas, para que puedas calcular tus ingresos netos mensuales y determinar si tu posición fiscal está mejorando o empeorando. Una vez que tengas toda la información, puedes empezar a tomar cuidadosas decisiones acerca de lo que necesitas para incrementar tu dinero.

Por otra parte, si la inversión es tu punto ciego en finanzas, enfrentar los hechos puede significar ampliar tu conocimiento base escuchando programas en línea, asistiendo a seminarios o contratando asesores en la materia. Asegúrate de que sea una fuente de confianza.

2. Error monetario: Gastas de más

Cuando piensas en el tipo de vida que llevan los adinerados probablemente vengan a tu mente imágenes de lujo extremo como tener una mansión para esquiar en Chamonix o un armario lleno de zapatos Manolo. Pero la gente con dinero suele ser más realista de lo que crees.

“Los millonarios no andan por ahí sumando Lamborghinis a su colección. Ellos compran basados en el estado actual de sus finanzas y según los objetivos que busquen. En el fondo, son ricos porque son buenos para mantener su dinero, no para andar gastándolo”, aseguró Jaime.

La solución para hacerte rico: ¿Te cuesta demasiado hacerte a la idea de presupuestar bien? Lo entendemos. A pesar de sus mejores esfuerzos, para algunas personas es muy complicado mantener un orden en sus gastos. Desafortunadamente, no podemos permitirte que arrojes el dinero por la ventana, por eso Tardy aconsejó armar un presupuesto y proyectarlo como si fuera un juego: “Será tomar un nuevo e interesante desafío todas las semanas. Averigua qué tan poco puedes gastar en provisiones o incluso si puedes saltarte su compra durante 7 días y forzarte a realizar comidas con lo que ya tengas”.

La clave es identificar el sistema (o truco mental) que más te sirva y aplicarlo.

3. Error monetario: No logras ajustar tus finanzas luego de un gran cambio en tu vida

Cuando te casas o uno de tus padres fallece, tu cuenta bancaria es probablemente una de las últimas cosas que tienes en mente. Pero si pospones el agregar a tu cónyuge a tu testamento, cancelar su cuenta conjunta después de un divorcio o firmar el nuevo plan de jubilación de tu empresa, tu balance final sufrirá los golpes.

“La gente exitosa sabe que cada transición que vives tiene una implicancia financiera y se aseguran de tener un plan para esos momentos clave”, indicó Pete Bush, Planificador Financiero Certificado (PFC) de Horizonte Gestión Monetaria, en Baton Rouge, Luisiana.

La solución para hacerte rico: Cada vez que tu vida sufra un cambio, busca tiempo para sentarte tranquilamente a mirar tus finanzas y ajustarlas. “Piensa en ello como si se tratase de fútbol. Los entrenadores tienen un plan en mente. Pero supongamos que el delantero, un defensa y un jugador mediocampista son lesionados en el primer tiempo de juego y quedan fuera. La intención original se vuelve irrelevante y tienen que idear una nueva estrategia”, explicó Bush.

La gente que sabe manejar dinero entiende que incluso cuando estás en la mitad de un gran evento, como enseñándole a tu hijo de 6 meses a dormir adecuadamente, aún es importante considerar tu informe de balances y abrir esa cuenta de ahorro universitario para cuando él lo necesite. De este modo, ser previsor te ahorrará miles de dólares para la gran carga financiera que se viene en 18 años cuando tu bebé entre a estudiar.

“Las transiciones en la vida tienen distintos componentes: logísticos, emocionales, espirituales, familiares y financieros. Considera lo financiero como uno más y dale el mismo peso que a los otros factores. Puede que no sea el más urgente, pero si reconoces que es parte del conjunto, podrás idear un plan para lidiar con los cambios vitales”, afirmó Bush.

4. Error monetario: Gastas efectivo en comisiones

Una cosa es gastarte US$ 100 en una gran comida en tu restaurante favorito ¡Al menos lo disfrutaste! Pero una cosa muy distinta es tirar a la basura esos mismos US$ 100 en cargos por sobregiro o pagos atrasados.

“La diferencia entre la gente rica y el resto, es que los primeros saben a dónde va a parar su dinero y protegen su riqueza asegurándose que ni una parte de su fortuna se les escape entre los dedos. Los adinerados raramente serán vistos pagando sus cuentas tarde o rebotando cheques, porque ellos odian desperdiciar el dinero”, manifestó David Bach, vicepresidente de Servicios Financieros Edelman y autor de “Las mujeres astutas acaban ricas”.

La solución para hacerte rico: Automatiza, automatiza, automatiza. Somos humanos después de todo e inevitablemente vamos a fallar en la fecha de un pago o vamos a pasar por alto alguna factura, así que puedes poner algunos salvavidas que te ayuden a disminuir el riesgo de estos desatinos inevitables.

Configura tus cuentas más importantes en el modo de auto-pago como la hipoteca, las cuotas del auto, el seguro, las tarjetas de crédito, etc. Por supuesto, esto no te da licencia para simplemente deslizarte financieramente sin preocupaciones. “Los ricos leen sus declaraciones regularmente buscando errores. Saben que si pillan equivocaciones en sus cuentas pueden llamar a su proveedor y repararlos de inmediato”, aseguró Bach.

5. Error monetario: Te enfocas en ahorrar más, pero no en ganar más

Si decides que debes reducir tus gastos y tu primera inclinación es sacrificar tu café diario ¡Detente de inmediato!

Los millonarios no andan desperdiciando el dinero, pero reconocen la importancia de tener ingresos adicionales como un medio de lograr sus objetivos financieros más de prisa. “Los adinerados entienden que, si bien hay un límite al ahorrar, no hay límite para cuánto puedes ganar”, informó Tardy.

En otras palabras, aunque reducir tus costos en US$ 50 o incluso US$ 100 al mes mejorará tus fondos un poco, recaudar miles de dólares más debido a un aumento salarial explosivo tendrá un efecto muchísimo mayor.

La solución para hacerte rico: Si estás en apuros, invierte tu tiempo de modo más sabio buscando formas de ganar más. Una forma obvia de empezar es examinando tu sueldo actual. Si no has pedido un aumento en el último tiempo y sabes que eres importante para tu compañía, agenda una reunión con tu jefe para argumentarle por qué deberías ganar más ¿Otra estrategia? Usa esa hora que te ibas a pasar buscando en internet el detergente más barato para tener una lluvia de ideas sobre cómo tener ingresos extra.

“La clave es descubrir qué habilidades tienes que pueden ser valoradas por otros y luego determinar cuánto cobrar por esa valorización, ya sea un trabajo alternativo ayudando a un amigo con un proyecto, o alguna otra forma de conectarse con la oportunidad de intercambiar tus habilidades por el dinero de alguien más”, contó Bush.

6. Error monetario: Te obsesionas con el precio y sacrificas el valor

A veces nuestras intenciones de ser austeros nos terminan saboteando; te compras un par de zapatos baratos a US$ 50 en vez de unos de buena calidad a US$ 200. O continúas reparando tu viejo Volvo del ’92 en vez de juntar algo de dinero para comprar un auto nuevo.

“Los adinerados entienden que el camino más barato no siempre es el de mayor valor. Están dispuestos a mirar en perspectiva y a considerar cómo se compara lo que pagan hoy con la valorización de lo que compren en el tiempo”, indicó Bush.

La solución para hacerte rico: Parte de la solución es cambiar tu mentalidad de “encuentra lo más barato” a “encuentra lo de mejor valor”. Luego, suma y resta.

“Toma la ‘opción barata’ y la ‘opción de mejor valor’ de lo que sea que estás buscando y proyecta los costos en un período razonable de tiempo para ambas transacciones. Compara ambos caminos, considerando tu flujo monetario, y ve cuál te queda mejor según tu situación”, aconsejó Bush.

Digamos que una concesionaria de autos ofrece 0% de interés si financias con ellos la compra de un vehículo durante 3 años versus una tasa más alta durante 5 años. Si planeas quedarte con el auto de 7 a 10 años ¿Cuál es el precio total de tener ese auto durante aquel marco temporal? Mientras más tiempo financies algo, más bajos serán los pagos mensuales, pero costará más en el tiempo.

También es bueno recordar que las experiencias esclarecedoras son inherentemente más valorables que los bienes materiales. “Una vez que logras tener una abundancia de cosas, rápidamente te das cuenta de que no necesitas más. Los millonarios entienden que valorar las experiencias que te cambiaron como persona, como viajar, hará más por ti que conseguir el iPhone 6, teniendo en cuenta que el anterior funciona igual de bien”, afirmó Tardy.

Así que empieza a ponerle atención a lo que estás haciendo cuando te sientes más feliz y vivo que nunca y apunta tus esfuerzos financieros en crear más de esos momentos.

La única guía que necesitarás para evitar los errores financieros.

1. No revisar los estados de cuenta bancarios

2. Firmar como aval

3. Sacar dinero del cajero de otro banco

4. Comprar moneda extranjera cuando está carísima

5. Sacar dinero del Afore (o cualquier plan para el retiro)

6. Mandar miles de mensajes de texto para decir : “tqm” o “:)”

7. Pagar por años servicios de televisión por cable que no se usan

8. Comprar en oferta X cantidad de -inserte el nombre del artículo- que ni la siguiente generación se acabarán

9. Pagar a un “coyote” para que haga trámites.

10. No declarar impuestos ¡y dar recibos/facturas!

11. Mentir en la declaración de impuestos

12. No ahorrar para el retiro

13. Comprar ahora y pagar después

14. Usar la tarjeta de crédito para las “emergencias”

15. Comprar más ropa/videojuegos/joyería, etc. de lo que se usa o necesita

16. Pagar una membresía (mensual o anual ) a un gimnasio al que nunca se va

17. Hacerse adicto al café ¡de tiendas exclusivas de café caro!

18. Prestar a familiares

19. Quedarte en un mismo puesto por años por miedo a mejorar

20. No ahorrar en cuanto nace un hijo (para su educación, su salud, o su futuro)

21. No contar con un Seguro de gastos médicos mayores

22. No pagar cuando alguien te prestó dinero (incluido el banco)

23. Comprar una hipoteca más cara de lo que se puede pagar

24. Se el primero en adquirir el más reciente gadget

25. No saber cual es el saldo de las tarjetas de crédito

26. Comprar a cuanto vendedor se nos atraviesa por no poder decir que no

27. No invertir (hacer crecer el dinero)

28. No contar con un seguro de vida

29. Vivir muy por arriba de tus posibilidades

30. No planear las compras. (se puede tener todo, pero no al mismo tiempo)

31. Comprar artículos solo por el estatus o imagen que puedan otorgar

32. Comprar con crédito caro

33. No cocinar en casa seguido

34. Creer que con más dinero “se solucionarán todos los problemas económicos”

35. No diversificar. Las entradas de dinero, el portafolios de inversiones, los clientes

36. Gastar más de lo que se gana

37. Creer que como el dinero “es redondo” su único fin es “circular” y por lo tanto que debe escaparse pronto de las manos

38. Confiarse en que como “el crédito no es tan malo” o “yo si se manejar el crédito”, tomar demasiadas deudas.

39. No esperar lo inesperado. Los imprevistos le suceden a todos. Hay que estar preparados

40. No llevar un registro de gastos. ¿A dónde se fue todo?

41. Tirar las garantías

42. No comparar precios. Especialmente para compras grandes e importantes como la casa, el auto, los seguros, los electrodomésticos, etc.

43. No guardar bien los passwords financieros

44. Dejar que otros manejen tus finanzas

45. No educarnos aunque sea un poco en cuestiones de dinero

46. Ser ferviente del “santo crédito” pero desconfiar o no creer en el interés compuesto

47. No tener un fondo de emergencia

48. Ser jugador de póker, casinos, bingo, etc. que no puede controlarse

49. No tener un seguro de auto

50. No leer las letras pequeñas (y grandes) de los contratos; especialmente los financieros

51. Hacer solo los pagos mínimos a las tarjetas de crédito

52. Comprar un auto demasiado caro para nuestras posibilidades

53. No leer los instructivos de los aparatos

54. Dar los datos de la tarjeta de crédito por internet

55. No respaldar las negociaciones por escrito. Papelito habla

56. Creer en la riqueza inmediata (son víctimas fáciles de trampas, transas y robos)

57. No saber lo que se quiere

58. No tomar en cuenta gastos ocultos (como la tenencia y refacciones de un auto, el mantenimiento y estacionamiento de una casa, etc.)

59. No hablar de dinero con nuestra familia e hijos

60. Olvidar fechas de pago y gastar en cargos por mora y multas

61. Empeñar objetos para financiarse

62. No ser paciente (para comprar con planeación, para recibir los frutos del ahorro, etc.

63. Creer que ser frugal es sinónimo de codo

64. Tirar los pesos por cuidar los centavos

65. No dar una en los negocios y seguir insistiendo en que se es un “genio” y que se tiene la gran idea que revolucionará el mundo y llenará los bolsillos

66. No pedir ayuda

67. Pensar que si no se ahorran grandes cantidades de dinero, no vale la pena ahorrar

68. No llevar la cuenta de lo que se debe en la tarjeta de crédito (incluyendo los intereses)

69. No confiar en uno mismo.

Si se les ocurre otra, déjenla en los comentarios. Compartan esta lista y evitemos más errores de lana.

Visto en Business Insider. Foto GlobalInvestments