Estados Unidos deja el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Mike Pompeo, Secretario de Estado y la embajadora ante la ONU, Nikki Haley anunciarán que EUA se retira del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Estados Unidos abandona el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la medida fue anunciada por la representante de este país ante la ONU, Nikki Haley. La decisión se tomó en respuesta a las críticas del organismo internacional a la política migratoria de Donald Trump.

La salida de Estados Unidos constituiría el más reciente rechazo a un organismo multilateral después de su retiro del acuerdo contra el cambio climático de París y del tratado nuclear con Irán.

El presidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Vojislav Suc, lamentó la decisión y recordó que el organismo se beneficia de la «implicación constructiva» de sus 47 países miembros.

«En momentos en que el valor y la fortaleza del multilateralismo y de los derechos humanos son cuestionados a diario, es esencial que mantengamos un Consejo fuerte y vibrante», señaló en un comunicado.

Suc, que definió a EE.UU. como «un participante muy activo en el Consejo», defendió la labor del organismo al considerar que «sirve como un sistema de alerta temprana ante crisis incipientes o crisis que empeoran. Sus acciones generan resultados importantes para innumerables víctimas de violaciones de derechos humanos en el mundo».

Zeid Ra’ad Al Hussein (izquierda) y Vojislav Suc (derecha) lamentaron la decisión de EE.UU. de retirarse del Consejo.
La decisión de Estados Unidos llega en medio de las intensas críticas recibidas por el gobierno de Donald Trump por su política de separar niños inmigrantes de sus padres cuando son detenidos tratando de cruzar ilegalmente la frontera.

La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) criticó la política en la materia del gobierno de Trump por considerarla «unidimensional».

«El Consejo de DD.HH. de la ONU ha jugado un importante papel en países como Corea del Norte, Myanmar, Siria o Sudán del Sur, pero todo lo que parece importarle a Trump es defender a Israel», dijo el director ejecutivo de HRW. Kenneth Roth,

Este es solo el último rechazo del multilateralismo por parte de la administración Trump, y probablemente desestabilizará a quienes miran hacia Estados Unidos para proteger y promover los derechos humanos en todo el mundo.

Estados Unidos siempre ha tenido una relación conflictiva con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Cuando se creó en 2006, el gobierno Bush decidió boicotear el consejo por muchas de las mismas razones mencionadas ahora por el gobierno de Trump.

El entonces embajador de la ONU era John Bolton, quien actualmente es el asesor de Seguridad Nacional del presidente Trump y fuerte crítico de Naciones Unidas.

No fue hasta años más tarde, en 2009, que Estados Unidos se incorporó al consejo durante la administración de Obama.

Muchos aliados han tratado de convencer a Estados Unidos para que permanezca en el Consejo. Incluso muchos que están de acuerdo con las continuas críticas de Washington al organismo, creen que Estados Unidos debería trabajar activamente para reformarlo desde adentro, en lugar de desvincularse.

Haley anunció la decisión de Estados Unidos en una conferencia de prensa junto al secretario de Estado, Mike Pompeo.

La embajadora estadounidense calificó el organismo como un «pozo negro de parcialidad política». Pompeo, por su parte, dijo que el Consejo era «un defensor pobre de los derechos humanos».

El año pasado, Haley le comunicó al consejo que era «difícil de aceptar» que se hubieran aprobado resoluciones contra Israel, pero que ninguna hubiera sido considerada en el caso de Venezuela, que en esa época tenía a decenas de manifestantes muertos en el país.

Israel es el único país que es considerado un tema permanente de la agenda, lo que significa que su tratamiento de la población palestina es analizado regularmente.

 Foto: Archivo BBC Horizonte y ADN 40