Estadounidenses renuncian a sus trabajos a un ritmo récord

 

Segundo mes consecutivo: A un ritmo récord estadounidenses renuncian a sus trabajos ¿Por qué?

Por segundo mes consecutivo, los estadounidenses renunciaron a sus puestos de trabajo a un ritmo récord. Ante esta situación muchos se preguntan qué los impulsa a tomar esta decisión.

En muchos casos han renunciado a sus trabajos por más dinero en otros lugares, ya que las empresas aumentan los salarios para cubrir las vacantes de empleo que están cerca de un máximo histórico.

El Departamento de Trabajo informó el viernes de que 4,4 millones de personas renunciaron a sus puestos de trabajo en septiembre, es decir, alrededor del 3% de la población activa del país.

Esta cifra es superior a los 4,3 millones de agosto y está muy por encima del nivel anterior a la pandemia, que era de 3,6 millones.

CheesUp

Se registraron 10,4 millones de ofertas de empleo, por debajo de los 10,6 millones de agosto, que se revisaron al alza. trabajos  trabajos 

Las cifras apuntan a un nivel histórico de agitación en el mercado de trabajo, ya que los trabajadores recién capacitados abandonan sus puestos de trabajo para aceptar los salarios más altos que les ofrecen las empresas que necesitan ayuda.

Los ingresos aumentan, los estadounidenses gastan más y la economía crece, y los empresarios han aumentado la contratación para mantener el ritmo. Sin embargo, el aumento de la inflación está compensando gran parte de las ganancias salariales de los trabajadores.

El informe del viernes sigue al informe de empleo de la semana pasada, que mostró que los empleadores aumentaron su contratación en octubre, añadiendo 531.000 puestos de trabajo, mientras que la tasa de desempleo cayó al 4,6%, desde el 4,8%.

La contratación repuntó al desvanecerse la ola Delta, que había frenado el aumento del empleo en agosto y septiembre.

Normalmente se percibe como una señal de confianza de los trabajadores el hecho de que la gente abandone los puestos de trabajo que ocupa. La gran mayoría de las personas abandonan para buscar un nuevo puesto de trabajo.

El número de empleos disponibles ha superado los 10 millones
El número de empleos disponibles ha superado los 10 millones durante cuatro meses consecutivos. El récord antes de la pandemia era de 7,5 millones.

En septiembre había más ofertas de empleo que 7,7 millones de parados, lo que ilustra las dificultades que han tenido muchas empresas para encontrar trabajadores.

Además del número de desempleados, hay unos 5 millones menos de personas que buscan trabajo en comparación con la tendencia anterior a la pandemia, lo que hace mucho más difícil que los empresarios contraten.

Los economistas citan muchas razones para ese descenso: Algunas son madres que no pueden encontrar o pagar una guardería, mientras que otras evitan aceptar trabajos por miedo a contraer el COVID-19.

Los cheques de estímulo de este año y de 2020, así como las ayudas extraordinarias al desempleo que ya han expirado, han dado a algunas familias más ahorros y les han permitido abstenerse de buscar trabajo.

Estadounidenses de edad avanzada que han decidido jubilarse
Goldman Sachs, en una nota de investigación del jueves, estima que la mayoría de los 5 millones son estadounidenses de edad avanzada que han decidido jubilarse.

Sólo 1,7 millones tienen entre 25 y 54 años, que los economistas consideran la mejor edad para trabajar.

Goldman estima que la mayoría de esas personas en su mejor edad laboral volverán a trabajar en los próximos meses, pero eso seguiría dejando una fuerza de trabajo mucho menor que antes de la pandemia. Esto podría dejar a los empresarios con escasez de mano de obra durante meses o incluso años.

Las empresas de otros países se enfrentan a retos similares, lo que provoca aumentos salariales y una mayor inflación en países como Canadá y el Reino Unido.

La competencia por los trabajadores estadounidenses es intensa para los minoristas y las empresas de reparto, sobre todo a medida que se dotan de personal para lo que se espera que sea una saludable temporada de compras navideñas.

Por El Político, foto agencias