Importación sin control sanitario pone en riesgo la salud: CCE

 

Importación sin control sanitario que plantea plan antiinflación de AMLO pone en riesgo la salud: CCE

El Consejo Coordinador Empresarial dijo que está a favor del plan antiinflacionario del AMLO, pero piden revisar la importación de alimentos para cuidar la salud de los consumidores.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) advirtió que la importación sin controles sanitarios ni regulatorios, como lo plantea el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (Pacic), pone en riesgo la salud de las y los consumidores mexicanos.

“La apertura a la importación sin controles sanitarios ni regulatorios podría abrir la puerta a riesgos innecesarios a los productos alimenticios en México”, comentó el organismo empresarial.

El órgano presidido por Francisco Cervantes Díaz dijo que pone en riesgo la salud de los consumidores mexicanos, así como se afectará las exportaciones, que están inscritas en tratados internacionales suscritos por el gobierno de México.

“El CCE se encuentra trabajando con las autoridades hacendarias para encontrar opciones que eviten afectaciones a la salud y a la economía del sector agroalimentario, al tiempo que se cumple el propósito del PACIC, que es apoyar la economía de las familias mexicanas, al reducir los incrementos a la canasta básica”, expresó.

El gobierno de AMLO y 15 empresas productoras y distribuidoras suscribieron un acuerdo complementario el lunes al Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) para combatir los aumentos de precios en productos e insumos alimentarios.

La acción coordinada del gobierno con productores y tiendas de autoservicio busca reducir 8 por ciento el precio máximo promedio de la canasta básica de 24 productos, dijo ayer Rogelio Ramírez de la O, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El Acuerdo también afectará a los productores nacionales, porque las grandes empresas de alimentos podrían dejar de comprarles para hacerlo en el extranjero, lo cual puede vulnerar acuerdos internacionales con más de 180 países a los que México exporta sus productores agropecuarios.

El funcionario explicó que el precio de los productos de la canasta básica pasará de mil 129 pesos a mil 039 pesos promedio.

Tras analizar conjuntamente la situación del momento inflacionario, el gobierno federal otorgó a las empresas firmantes de este Acuerdo una Licencia Única Universal que las exime de todo trámite o permiso para las actividades de importación y distribución de alimentos e insumos para su envase, incluyendo los del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad (SENASICA) y de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), así como del impuesto general de importación. Así, se les confía la responsabilidad de asegurar que las mercancías que comercian cumplen con las normas sanitarias, de inocuidad y calidad.

Asimismo, acotó, se suspenderá la revisión de toda regulación que se considere impide o encarece la importación e internación de alimentos y su movilidad dentro del país, lo cual incluye aranceles, barreras al comercio exterior no arancelarias y otros requisitos para su ingreso y circulación nacional.

Con esta Licencia, las empresas se comprometen a llevar a cabo la verificación necesaria que asegure que los alimentos e insumos que se importen y distribuyan sean de calidad y se encuentren libres de contingencias, tanto sanitarias como de cualquier otra índole.

El titular de Hacienda indicó que el Acuerdo específica que las empresas relevantes asumen el compromiso de no subir los precios de la harina de maíz utilizada para la tortilla, en particular la harina básica extra premium sin conservadores. El esfuerzo se extenderá para alcanzar un precio promedio 3% menor al precio promedio máximo actual.

Banner-1280x200-Total

Resaltó que el Gobierno mantendrá su política de contención al precio de los combustibles y electricidad establecida desde diciembre de 2018. Adicionalmente, congelará las tarifas de las autopistas concesionadas al Fondo Nacional de Infraestructura (FONADIN) y a Caminos y Puentes Federales (CAPUFE) hasta el 28 de febrero de 2023.

ADVIERTE LA UMFFAAC GRAVES RIESGOS SANITARIOS CON LA LIBRE IMPORTACIÓN DE ALIMENTOS

La Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores de Agroquímicos, UMFFAAC, entiende la necesidad que tiene el gobierno de tomar medidas para controlar la inflación de los productos de la canasta básica, pero advierte que existen graves riesgos sanitarios al suspender la regulación en la importación de alimentos que llevan a cabo el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Alimentaria, Senasica, así como la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Cofepris.

El presidente de la UMFFAAC, Luis Eduardo González Cepeda, dijo que “el gobierno está corriendo graves riesgos sanitarios al delegar a las empresas una labor especializada que realiza el Senasica y la Cofepris, que son las dependencias que garantizan que la importación de alimentos se encuentre libre de contingencias sanitarias”.

González Cepeda explicó que “la sanidad vegetal es un pilar para la producción agropecuaria, sector que solo el año pasado exportó más de 44 mil millones de dólares, más del doble de lo que costará la refinería Dos Bocas y representa casi el 9 por ciento del Producto Interno Bruto. Actualmente el país está libre de mil plagas de las mil 100 que están reglamentadas, por lo que nuestro país cuenta con certificaciones internacionales de calidad y seguridad que no pueden ponerse en riesgo”.

importación

Para la UMFFAAC, resulta muy preocupante la medida del acuerdo en la que el gobierno suspende de manera temporal la regulación en la importación de alimentos, con el objetivo inmediato de controlar el aumento de sus precios, porque estos finalmente dependen de una serie de factores que forman parte de la cadena agroalimentaria, por lo cual es muy difícil que una sola medida pueda tener el efecto deseado.

Además, suspender la regulación sanitaria pone en riesgo acuerdos internacionales de sanidad vegetal con otros países, que el país está obligado a cumplir, pues tan solo el año pasado México exportó productos agropecuarios a más de 180 naciones.

De hecho, la decisión de suspender la inspección y vigilancia sanitaria en la importación de alimentos, también afectará gravemente a los productores nacionales, porque las grandes empresas podrían dejar de comprarles sus productos para adquirirlos más baratos en el extranjero. Por ejemplo, si el maíz cuesta en México alrededor de $7.50 pesos por kilogramo y en Estados Unidos está en $5.50, resulta evidente dónde se habrá de adquirir.

En este sentido, González Cepeda dijo que esta diferencia de precios y la falta de regulación sanitaria “aumentará los riesgos de importar enfermedades y plagas, que pondrían en grave riesgo a la agricultura nacional”.

Finalmente, la UMFFAAC hace un llamado al gobierno federal para siga garantizando la sanidad vegetal en la importación de alimentos, porque delegar a las empresas la responsabilidad de vigilancia fitosanitaria es muy riesgoso para la agricultura de México, la economía de los productores nacionales y para la salud de los consumidores.

Andrea Gama / Forbes México