Industria de armas de EUA rechaza acusación de México

 

Industria de armas de EUA considera ‘falsa’ la acusación de México por tráfico

Tras la denuncia interpuesta por México en una corte federal de Estados Unidos en contra de empresas productoras y distribuidoras de armas en ese país, la Asociación Industrial del Comercio de Armas (NSSF, por sus siglas en inglés) rechazó las acciones emprendidas por el gobierno federal y considera que se trata de una infundio.

El Gobierno de México presentó este miércoles ante una corte federal de Estados Unidos.

«La NSSF rechaza los alegatos de México de que las manufactureras de armas de Estados Unidos participan en prácticas comerciales negligentes», destaca la agrupación.

La Asociación estadounidense manifestó que todas las armas de fuego que se venden en Estados Unidos cumplen con las leyes federales y estatales, bajo el escrutinio del FBI (de los antecedentes penales de los compradores), por lo que reiteraron que se cumple con todos los requisitos.

de Armas

«La actividad criminal de México es un resultado directo del tráfico ilícito de drogas, la trata de personas y los cárteles del crimen organizado que plagan a los ciudadanos de México. Son estos cárteles los que hacen un uso indebido delictivo de armas de fuego importadas ilegalmente a México o robadas al ejército mexicano y a las fuerzas del orden público.

Por su parte, la Secretaría de Relaciones Exteriores manifestó que las declaraciones de las NSSF son previsibles.

«En lugar de buscar el chivo expiatorio de las empresas estadounidenses que respetan la ley, las autoridades mexicanas deben concentrar sus esfuerzos en llevar a los cárteles ante la justicia. El gobierno mexicano, que recibe una ayuda considerable de los contribuyentes estadounidenses, es el único responsable de hacer cumplir sus leyes, incluidas las estrictas leyes de control de armas del país, dentro de sus propias fronteras», mencionó.

«Esta demanda presentada por un grupo estadounidense de control de armas que representa a México es una afrenta a la soberanía estadounidense y una amenaza a los derechos de la Segunda Enmienda de los estadounidenses respetuosos de la ley a poseer y portar armas. Un derecho denegado al pueblo mexicano que no puede defenderse de los cárteles», siguió.

En el comunicado se destacó que » el gobierno de Estados Unidos también vende armas de fuego directamente al gobierno mexicano. Los soldados mexicanos continúan desertando para trabajar para los cárteles de la droga, llevándose consigo sus rifles de servicio fabricados en Estados Unidos.

Responde la SRE

La SRE para saber qué opinaban de la reacción de la NSSF, y la respuesta fue: «Sus declaraciones eran previsibles», dijo un alto funcionario de la Cancillería mexicana.

Además manifestaron que ya esperaban esta respuesta y que estaban seguros que tratarían de litigar el asuntos en medios y no en las cortes ante un juez, ya que tendrían que demostrar la evidencia que ellos llevaron.

La Suprema Corte de los Estados Unidos reconoce que un gobierno extranjero puede demandar en cortes estadounidenses. Esta demanda es respetuosa de la legislación de ese país y no pretende atentar contra la Segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

Por Judith Castro, El Horizonte foto agencias