Diferencia entre acoso sexual y coqueteo

Existe una sutil linea entre el acoso sexual y coqueteo, sobre todo con la percepción de quien lo recibe.

Últimamente se ha convertido en una tendencia generalizada en el mundo de la farándula el hacer público los casos de acoso sexual que han sufrido los actores, pero ¿Qué distingue el acoso sexual y coqueteo?.

Todo empezó el 5 de octubre de 2017, cuando el New York Times publicó la historia de 8 mujeres que habían sido acosadas o abusadas sexualmente por el ‘intocable’ productor de Hollywood Harvey Weinstein.

A partir de ese día, los casos no han dejado de aparecer y otros hombres de alto perfil en Hollywood también han sido acusados, entre ellos Kevin Spacey, Ed Westwick y Louis C.K.

Nadie imaginó que la historia del NYT destaparía una profunda cloaca, cuyo hedor se extiende a varios lugares del mundo y a otras industrias, no sólo la del entretenimiento.

La polémica y las reacciones han alcanzado topes insospechados: hay quien culpa a las víctimas, hay quien dice que los acosadores merecen otra oportunidad, etcétera.

CheesUp Pizza

No obstante también hay quienes legítimamente se preguntan cuáles son los límites entre el coqueteo y el acoso.

Sí, aunque parezca mentira hay quienes en 2017, siglo XXI, no saben, o dicen no saber, cuál es el límite entre coquetear y acosar, y que todo esto gira en torno a la «corrección política». Pero no es tan simple.

“Coqueteo es cuando te hacen un cumplido inocente. Acoso es cuando todo se vuelve vulgar y te ‘sabrosean’ con la mirada”, opina Adriana, de 27 años.

“Coqueteo es cuando estás ligando con alguien en plan ‘te gusta’. Acoso es cuando ya haces cosas que incomodan a la otra persona  sin necesidad de que sean vulgares”, dijo Patricia, de 26 años

«El coqueteo no es invasivo, tiene límites y es agradable. Generalmente es mutuo. El acoso es insistente, grosero, hostigoso. Pasa cuando a pesar de que le digas a la persona que no estás interesada, le importa poco y sigue. Te hace sentir incómoda”, esto piensa Andrea, de 27 años.

El coqueteo se mantiene dentro de los límites de no sentirte libre de incomodar a la otra persona con lo que dices o haces.

“Si cruzas esa línea y lo que dices o haces incomoda a la otra persona y no desea que sigas molestándola, eso ya es acoso.

“También aplica cuando tienes poder y obligas directa o indirectamente a alguien a soportar conductas incómodas y esa persona las acepta por temor a represalias”, considera Francisco, de 27 años.

¿Qué dicen los expertos?

«El acoso sexual es la intimidación o la promesa inapropiada de recompensas a cambio de favores sexuales. El coqueteo es una conducta adecuada que podría ser de carácter natural que te lleva a algo sin forzar a la otra persona”, señaló la psicóloga especialista en terapia cognitivo conductual, Lorena Rodríguez.

¿Y entonces, por qué hay víctimas que tardan tanto en denunciar?

No, no es porque recibieron algo a cambio y ya. Tampoco porque estuvieran de acuerdo en lo que les pasó, o porque hayan sacado beneficio de ello, es un proceso complejo:

“El miedo a perder algo y el control que ejerce el abusador sobre la víctima son clave en el tiempo que tarda una víctima en denunciar”, dijo la especialista.

“No es que las víctimas acepten o no, que ‘se presten o no’. No es un acto consensuado. El abusador obliga y manipula o chantajea a la víctima. Quienes sufren acoso o abuso sexual tienen miedo de denunciar por temor a que no les crean”.

Con información de Agencias.