Las consecuencias de tronarse los dedos

¿Sabes de alguien que tenga el hábito de tronarse los dedos?

Durante años nos hemos preguntado: ¿Es malo tronarse los dedos? Hay muchos mitos alrededor de lo que sucede cuando tronamos nuestros dedos. Se dice que puede causar artritis, dañar el cartílago o que incrementa la fuerza en las manos. Pero todos estos mitos en realidad son FALSOS.

El acto de crujir las articulaciones, también conocido como tronarse los dedos, sacarse conejos o sacarse las yucas, significa doblar las articulaciones de una persona para producir un sonido distintivo de crujido o estallido, a menudo seguido de una sensación de satisfacción o relajación para la persona.

Se han realizado varios estudios. El más famoso es el del doctor Donal Unger que tronó por años los dedos de solo una mano. Al finalizar su estudio encontró que ninguna de las manos presentaba señales de artritis. Pero si se han descubierto algunas consecuencias derivadas de este acto.

Cuando alguien se truena los dedos suceden algunos cambios en el cuerpo. Se cree que cuando se truenan los dedos el espacio entre las articulaciones crece y los gases en ese lugar se disuelven en el líquido sinovial. Esto provoca una mayor movilidad momentánea y es por esto que se vuelve “adictivo”. Las personas sienten un alivio al hacerlo. Esto supuestamente solo se puede repetir cada 15 minutos.

Así que si todo lo anterior es falso. ¿Qué pasa cuando nos tronamos los dedos? Este es un movimiento brusco y mucha veces inconsciente pero no es tan malo como lo han hecho creer. Lo que sí puede provocar es desgaste y hay más posibilidades de sufrir quebraduras o fisuras óseas. Esta también es la primera causa de rigidez, deformación y dolor excesivo, que desaparece con el reposo.

Pese a que los doctores no coinciden del todo en la extensión de la gravedad de tronarse los dedos, sí recomiendan evitar en lo posible el hábito, además de realizar ejercicios constantes para evitar cualquier daño.

En general, es mejor evitar hacerlo constantemente, puesto que una vez tronados los dedos toma al menos 15 minutos que las articulaciones regresen a su formación normal y un poco más que el líquido sinovial vuelva a tener suficientes gases para generar el sonido.

Flora foto archivo