Las » tragedias » pueden evitarse

Las tragedias y los accidentes pueden evitarse, es tarea de todos

Quemaduras, fracturas, asfixia o heridas son  palabras que nadie quiere escuchar en esta época de fin de año, siempre debemos ser precavidos para evitar tragedias,  no solo cuando prevalecen los viajes y los compromisos sociales.

Para evitar esos percances, que afectan más a los niños, es importante que se prevengan con ciertos consejos, pero si estas llegaran a ocurrir, hay que saber cómo actuar en tanto llegan los cuerpos de auxilio.

Las quemaduras constituyen el accidente más común en la temporada de fin de año, por la manipulación de pirotecnia o al derramarse líquidos —chocolate, ponche— o al preparar comida caliente —tamales, pavos— que se consumen más. Estas se producen en primer —piel enrojecida—, segundo —daño a la epidermis y aparición de ampolla— y tercer grado —destrucción cutánea—.

También es frecuente que ocurran fracturas y atragantamientos. Estos últimos pueden provocar asfixia a causa de algún objeto o resto de comida que obstruye la vías respiratorias.

Aunque la mayoría conocemos los números telefónicos de los cuerpos de emergencias de tres dígitos, estos corresponden a la sedes centrales de donde se derivan las llamadas a las delegaciones que atenderán la emergencia en cada área, por lo que se debe conocer el teléfono de estas, según el lugar donde se resida, y así recibir atención más rápido.

Se debe evitar hacer llamadas de emergencias falsas porque estas impiden que se atiendan accidentes verdaderos donde hay vidas en peligro

Pirotecnia
Los padres deben saber cómo manipular cada juego pirotécnico. Se sugiere tener vigilados todo el tiempo a los niños cuando los detonen y que estos no tomen los artefactos que no hicieron explosión. Se debe evitar que utilicen cigarros, sino encendedores especiales y que estos no los lleven en el pantalón.

Quemaduras
No aplicar a las quemaduras tomate, pomada o pasta de dientes. En la de primer y segundo grado, poner paños húmedos. Cubrir las heridas, si son de tercer grado, en tanto llegan los cuerpos de socorro. No reventar las ampollas. Esta es una reacción del organismo para concentrar humedad en la zona caliente.

Fracturas
Si se sospecha que hay un hueso fracturado, inmovilizarlo. Si hay un accidente en la calle, no obstaculizar el área a los cuerpos de socorro y tener contacto con el herido solo con guantes, para evitar la contaminación. Si hay hemorragia, elevar la extremidad para que la gravedad impida la salida de la sangre.

Aglomeración
En esta temporada de compras y desfiles, es fundamental cuidar a los niños para evitar que se pierdan. Ubicar a los cuerpos de socorro en los lugares de las actividades e indicarle al niño a dónde puede dirigirse en caso que se extravíe y colocarle un gafete con datos personales para facilitar su localización.

Electrocutación
Las luces que se colocan para adornar el hogar o los enchufes pueden provocar electrocutaciones. Verificar que estos estén en buen estado y alejar a los menores de ellos. Al salir de casa, dejar desconectadas las luces decorativas y apagadas las velas, para evitar cortocircuitos e incendios.

Botiquín
En el hogar debe haber botiquín de primeros auxilios que debe contener una venda de manta nueva de 92 x 92 cm para hacer cabestrillos o detener hemorragias, micropor, gasa estéril, venda en hibitane. Este último es un desinfectante para heridas. Se desaconseja aplicar alcohol u otra sustancia.

Cómo actuar en caso de atragantamiento

Colocar a la persona de espaldas. Ubicar el ombligo y dos dedos arriba hacer presión con una mano empuñada y la otra sobre esta hasta que el objeto que obstruye la garganta salga.

Resucitación cardiopulmonar

Si la persona no respira, ubicar la parte central del tórax. Con una mano encima de la otra y los brazos rectos y alineados, hacer 30 compresiones. Levantar el mentón, tapar la nariz y dar respiración de boca a boca. Continuar con otras 30 compresiones hasta que la persona recupere la conciencia.

Por Brenda Martínez