Los gobernantes más desequilibrados de la historia

De Calígula a Hitler, hay una larga lista de mandatarios y gobernantes más locos, desequilibrados o psicópatas.

Los manuales psiquiátricos subrayan que los psicópatas pueden ser, además de violentos y despiadados, muy ambiciosos, pero no impide que éstos se conviertan en los gobernantes más locos de la historia.

Por eso, Adolf Hitler (1889-1945) fue un psicópata de manual, además de un megalómano enfermizo: provocó una masacre global que se cobró millones de vidas en Europa y el mundo entero.

Tal vez el único gobernante de la Historia que lo pueda acompañar en el primer puesto del ranking de la locura sea el emperador romano Calígula y eso que no llegó a cumplir 28 años (vivió entre el 12 y el 41 de nuestra era).

Ya los escritores e historiadores de su tiempo describieron a Calígula como un hombre profundamente desequilibrado. desequilibrados desequilibrados desequilibrados 

«Con sólo mirarlo, uno se daba cuenta de que estaba loco», dijo Séneca.

El Emperador afirmaba que era el mismo Júpiter, razón por la cual blandía un rayo y hacía que su hija Julia Drusila se sentara en el regazo de la estatua de dicho dios en el monte Capitolino de Roma.

Asimismo, mandaba flagelar o incluso matar a cualquiera que osara interrumpir la actuación del actor Mnester, su amante favorito, y colmaba de regalos y atenciones –la leyenda dice que hasta lo nombró senador vitalicio– a su caballo Incitatus.

Pero el nazi y el romano no fueron casos únicos.

A lo largo de la Historia, hubo reyes que se vieron obligados a renunciar al trono por su evidente desequilibrio mental.

Fue el caso de Otto de Baviera (1848-1916), hermano menor y sucesor del tampoco muy cabal Ludwig Luis II (1845-1886): los dos acabaron bajo tratamiento médico.

Otros, como los ingleses Juan sin Tierra (1166-1216) apodado «el Poseído».

Enrique VIII (1491-1547), fueron déspotas brutales y desalmados, capaces de ejecutar a sus familiares o cónyuges.

CheesUp

Manifestaron una vena psicótica y paranoide, como el zar ruso Iván el Terrible (1530-1584).

Y hasta los hubo acusados por sus súbditos de estar «hechizados» o «embrujados«, como el español Carlos II, El francés Carlos VI o el británico Enrique VI.

Tiberio

Emperador de Roma entre el año 14 y hasta el 37 después de la Era Común, Tiberio fue un verdadero sádico sobre todo en el ámbito sexual, en el que disfrutaba de abusar de forma cruel a personas de todos los sexos, incluyendo a los niños. Además, Tiberio no dudaba en asesinar y torturar.

Desde obligar a niños a hacerle sexo oral a violar niños y romperles las piernas en caso de que se quejaran, Tiberio también abusaba de esclavos, quienes debían aprender todo tipo de desviaciones sexuales para satisfacerle.

María I de Inglaterra

Apodada como«María la Sangrienta», María I reinó sobre Inglaterra entre 1553 y 1558, fue reina consorte de España entre 1556 y 1558 y una cruel y despiadada asesina. Hija de Enrique VIII, María I quiso hacer del catolicismo la religión principal de su país y quienes se oponían eran torturados, asesinados e incluso quemados en la hoguera con un gran nivel de sadismo.

Odiada por su pueblo, María la Sangrienta no pareció molestarse por ello y siguió persiguiendo a quienes no estaban de acuerdo con ella, enviando a casi 300 personas a la hoguera y pasando a la historia como una de las mujeres más malvadas de las que se tenga registro.

Bashar al-Ásad

Presidente de Siria se merece un lugar en este listado, ya que desde que sucedió a su padre el año 2000 encabezó un gobierno marcado por la crueldad violación de libertades, violencia extrema y uso de métodos sádicos durante la guerra civil que actualmente se libra en su país.

Bashar al-Ásad comandó ataques con armas químicas por sobre ciudades completas sin tener piedad por las personas comunes y corrientes y no son pocos los oponentes a su gobierno que han terminado secuestrados, cruelmente torturados y asesinados. Aún así, sigue en el poder.

Vlad III

Una de las dos grandes figuras históricas que inspiraron la historia del Conde Drácula. Vlad III gobernó lo que hoy es la zona sur de Rumania entre 1456 y 1462. Apodado como «Vlad el Empalador», utilizaba esa técnica sádica para ejecutar a todo el que cruzara en su camino.

El torturar era el hobbie de Vlad III y disfrutaba de hacer pasar el cuerpo de sus enemigos a través de largas y gruesas estacas filosas. Muy rencoroso, no dudaba en asesinar en masa, enviar gente a campos de trabajo, secuestrar niños y utilizar diferentes métodos de tortura.

Un verdadero sádico que pasó a la historia convertido en un personaje temido de películas de terror, pero el Conde Drácula es todo un santo al lado de Vlad III. desequilibrados  desequilibrados desequilibrados desequilibrados 

Iván el Terrible

Nació malvado y durante su infancia se entretenía torturando animales y otros niños. Iván el Terrible, que bien merece su apodo, fue Zar de Rusia entre 1533 y 1584 llevando sus hobbies infantiles a mayor escala.

Iván el Terrible adoraba torturar y asesinar a quien se le cruzara por delante, incluso a su propia esposa. Además, violó a muchas mujeres y sus métodos de ejecución se hicieron famosos no solo por ser brutalmente dolorosos y crueles, sino que también por hacer de esa sádica muerte un proceso muy lento. desequilibrados desequilibrados

Nerón

Una figura histórica famosa por su locura, pero lo que tenía de loco no era nada al lado de su impresionante nivel de sadismo. Nerón, emperador de Roma entre los años 54 y 68 d. E. C., fue un personaje deplorable.

Nerón fue un fatídicamente conocido torturador que gozaba de abusar sexualmente de niños, mató a su esposa embarazada dándole patadas en el suelo, entrenó a animales para que violaran a una mujer y para divertirse quemaba cristianos en la hoguera.

Con información de Muy Interesante y agencias foto archivos