Miguel Díaz-Canel se convierte en presidente de Cuba

Miguel Díaz-Canel fue elegido primer presidente de la República de Cuba, lo que significó el fin del mando centralizado que se mantuvo durante 43 años.

En una sesión extraordinaria del legislativo, el mandatario Miguel Díaz-Canel fue aprobado por 580 diputados. También se designó a Esteban Lazo, titular del Consejo de Estado, y a Salvador Valdés, vicepresidente de la república.

El recién nombrado presidente era titular de del Consejo de Estado y tiene tres meses para proponer al legislativo su candidato a primer ministro y a los nuevos miembros del gabinete.

Cabe señalar que en la misma sesión se eligieron además a los 18 miembros del Consejo de Estado.

No hubo sorpresas, tan difíciles en Cuba, donde todo está atado y bien atado. Miguel Díaz-Canel, hasta hoy presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, es el nuevo presidente de la nación caribeña tras las elecciones celebradas en sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, marcadas por el continuismo. Una figura, la del presidente, que dejó de existir hace más de cuatro décadas.

El resultado lo dice casi todo: 579 votos afirmativos de los 580 diputados presentes. Unos guarismos casi calcados de los conseguidos el año pasado, cuando Díaz-Canel obtuvo el apoyo de 607 de los 608 que acudieron a la sesión histórica del 19 de abril.

«Nos esperan días intensos y desafiantes, pero nadie va a quitarnos la confianza en el futuro que le debemos a nuestros hijos en la patria que los padres nos ganaron de pie», ha corroborado el personaje del día.

El Parlamento está conformado por una inmensa mayoría de militantes del Partido Comunista (PCC), considerado por la nueva Constitución como la «fuerza dirigente superior de la sociedad». Los asambleístas han celebrado con una fuerte ovación la confirmación del triunfo de Díaz-Canel, de 59 años, un hombre del aparato modelado durante décadas por Raúl.

No se trata ni mucho menos de un cambio o giro político, sino de la culminación de la nueva arquitectura del poder ideada por Raúl Castro, una vez que los años han puesto fin a los hiper liderazgos carismáticos de los dos hermanos. El empeño de Raúl es reestructurar los cargos políticos, entronizando a un presidente del Estado, un cargo limitado a dos legislaturas y a un presidente del Gobierno al frente del Consejo de Ministros. No se trata de una división de poderes, sino de su desconcentración y reparto.

Al lado de Díaz-Canel, quien sustituyó a Raúl hace 18 meses como vicepresidente estará Salvador Valdés Mesa, hasta ahora vicepresidente primero del Consejo de Estado y antiguo secretario general de la Central de Trabajadores. Esteban Lazo también proseguirá al frente de la Asamblea.

En el Consejo de Estado repiten los mismos dirigentes, con la excepción de tres salidas significativas: el histórico comandante Ramiro Valdés (87 años), el comandante Guillermo García Frías (91) y el ministro de las Fuerzas Armadas y general de Cuerpo de Ejército, Leopoldo Cintra Frías (78), un poderoso militar muy cercano a Raúl.

ADN 40 / MONTERREY foto agencias