Muere Nichelle Nichols actriz de ‘Star Trek’

 

Muere la actriz Nichelle Nichols de ‘Star Trek’ a los 89 años

Nichelle Nichols, actriz, cantante y bailarina americana, quien fue mejor conocida por interpretar a Nyota Uhura en Star Trek: The Original Series, transmitida en 1966, falleció este domingo a los 89 años de edad.

A través de Facebook, su hijo Kyle Johnson compartió una fotografía en la que aparece la estrella de Hollywood con el nombre de la actriz y un ramo de flores que acompañó con el mensaje sobre el fallecimiento de Nichols.

«Siento informarles que una gran luz en el firmamento ya no brilla para nosotros como lo ha hecho durante tantos años. Ayer por la noche, mi madre, Nichelle Nichols, sucumbió a causas naturales y murió».

Johnson informó que su funeral sería una reunión con familiares y personas cercanas, además de pedir que se respetara la privacidad de sus cercanos durante el duelo.

Grace Nichols nació el 28 de diciembre de 1932 en Robbins, Illinois. A pesar de haber realizado trabajos de actuación antes, no fue hasta 1966, cuando apareció como Nyota Uhura en Star Trek que su nombre comenzó a conocerse.

Nichols estuvo a punto de dejar el papel, pues creia que no era sustancial y carecía de importancia, sin embargo, tras una conversación con Martin Luther King Jr, quien le animó a no renunciar.

Según explicó Luther King Jr, argumentó que su papel en Star Trek mostraba a los niños y las mujeres de la comunidad afroamericana de Estados Unidos que ellos podían tener los mismos derechos que los blancos.

Banner2-1459-x-170

De acuerdo a su sitio web, luego de participar en esta serie, Nichelle trabajó como portavoz para la NASA, donde su propósito era inspirar a una nueva generación de intrépidos astronautas con ganas de aprender.

La historia de Nichelle Nichols y el icónico beso interracial de ‘Star Trek’

Nichelle

En un episodio de 1968 de “Star Trek”, Nichelle Nichols, interpretando a la teniente Uhura, se besó con el capitán Kirk, William Shatner, en lo que se cree que es el primer beso entre una mujer negra y un hombre blanco en la televisión estadounidense.

La trama del episodio es extraña: los extraterrestres que adoran al filósofo griego Platón usan poderes telequinéticos para obligar a la tripulación del Enterprise a cantar, bailar y besarse. En un momento, los extraterrestres obligan a la teniente Uhura y al capitán Kirk a abrazarse. Cada personaje trata de resistir, pero finalmente Kirk inclina a Uhura hacia atrás y los dos se besan mientras los alienígenas miran lascivamente.

El beso no es romántico. Pero en 1968, mostrar a una mujer negra besando a un hombre blanco fue un movimiento atrevido. El episodio se emitió solo un año después de que la decisión de Loving v. Virginia de la Corte Suprema de los Estados Unidos anulara las leyes estatales contra el matrimonio interracial. En ese momento, las encuestas de Gallup mostraron que menos del 20% de los estadounidenses aprobaba tales relaciones.

Como historiadora de los derechos civiles y los medios, me ha fascinado la mujer en el centro de este momento televisivo histórico. La elección de Nichols, quien murió este domingo, creó posibilidades para historias de “Star Trek” más creativas y socialmente relevantes.

Pero igual de significativo es el activismo fuera de la pantalla de Nichols. Aprovechó su papel en “Star Trek” para convertirse en reclutadora de la NASA, donde impulsó el cambio en el programa espacial. El arco de su carrera muestra cómo el reparto diverso en la pantalla también puede tener un profundo impacto en el mundo real.

En 1966, el creador de “Star Trek”, Gene Rodenberry, decidió contratar a Nichols para que interpretara a la teniente Uhura, una traductora y oficial de comunicaciones de los Estados Unidos de África. Al hacerlo, convirtió a Nichols en la primera mujer negra en tener un papel coprotagonista continuo en la televisión.

La prensa negra se apresuró a elogiar el papel pionero de Nichols.

El Norfolk Journal and Guide esperaba que “ampliaría el punto de apoyo de su raza en la TV”.

La revista Ebony presentó a Nichols en su portada de enero de 1967 y describió a Uhura como “la primera astronauta negra, un triunfo de la televisión moderna sobre la NASA moderna”.

Sin embargo, el famoso beso entre Uhura y Kirk por poco no sucede.

Después de que concluyó la primera temporada de “Star Trek” en 1967, Nichols consideró renunciar después de que le ofrecieran un papel en Broadway. Había comenzado su carrera como cantante en Nueva York y siempre soñó con volver a la Gran Manzana.

Pero en una recaudación de fondos de NAACP en Los Ángeles, se encontró con Martin Luther King Jr. Nichols contaría más tarde su interacción.

“No debes irte”, le dijo King. “Has abierto una puerta que no se debe permitir que se cierre… cambiaste la cara de la televisión para siempre. … Por primera vez, el mundo nos ve como debemos ser vistos, como iguales, como personas inteligentes”.

King continuó diciendo que él y su familia eran fanáticos del programa; ella era un “héroe” para sus hijos.

Con el apoyo de King, Nichols se quedó en “Star Trek” durante los tres años completos de la serie original.

El polémico beso de Nichols tuvo lugar al final de la tercera temporada. Nichols recordó que los ejecutivos de NBC monitorearon de cerca el material porque estaban nerviosos acerca de cómo reaccionarían las estaciones de televisión y los espectadores del sur de Estados Unidos.

Después de que se emitió el episodio, la cadena recibió una gran cantidad de cartas de los espectadores, y la mayoría fueron positivas.

En 1982, Nichols dijo que le divertía la cantidad de atención que generó el beso, especialmente porque su propia herencia era “una mezcla de razas que incluye egipcia, etíope, mora, española, galesa, india cherokee y un ‘antepasado rubio de ojos azules o dos’”.

Pero el legado de Nichols estaría definido por mucho más que un beso.

Después de que NBC cancelara Star Trek en 1969, Nichols asumió papeles secundarios en dos series de televisión, “Insight” y “The D.A.” También interpretaría a una señora en la película de blaxploitation de 1974 “Truck Turner”.

También comenzó a incursionar en el activismo y la educación. En 1975, Nichols estableció Women in Motion Inc. y ganó varios contratos gubernamentales para producir programas educativos relacionados con el espacio y la ciencia. En 1977, había sido nombrada miembro de la junta directiva del Instituto Nacional del Espacio, una organización civil de defensa del espacio.

Ese año pronunció un discurso en la reunión anual del instituto. En él, criticó la falta de mujeres y minorías en el cuerpo de astronautas, desafiando a la NASA a “bajar de su torre de marfil de búsqueda intelectual, porque el próximo Einstein podría tener una cara negra…y es mujer”.

Varios de los principales administradores de la NASA estaban en la audiencia. La invitaron a dirigir un programa de reclutamiento de astronautas para el nuevo programa de transbordadores espaciales. Pronto, hizo las maletas y comenzó a viajar por el país, visitando escuelas secundarias y universidades, hablando con organizaciones profesionales y legisladores, y apareciendo en programas de televisión nacional como “Good Morning America”.

“El objetivo era encontrar personas calificadas entre las mujeres y las minorías, luego convencerlas de que la oportunidad era real y que también era un deber, porque esto era histórico”, dijo Nichols al periódico Baltimore Afro-American en 1979.

En su autobiografía de 1994, “Más allá de Uhura”, Nichols recordó que en los siete meses anteriores al inicio del programa de reclutamiento, “la NASA había recibido solo 1600 solicitudes, incluidas menos de 100 de mujeres y 35 de candidatos de minorías”. Pero a fines de junio de 1977, “solo cuatro meses después de que asumimos nuestra tarea, se recibieron 8 mil 400 solicitudes, incluidas mil 649 de mujeres (un aumento de quince veces) y la asombrosa cantidad de mil de minorías”.

La campaña de Nichols reclutó a varios astronautas pioneros, entre ellos Sally Ride, la primera mujer estadounidense en el espacio, y Mae Jemison, la primera mujer afroamericana en el espacio.

Su defensa de la inclusión y la diversidad no se limitó al programa espacial.

Como una de las primeras mujeres negras en un papel importante en la televisión, Nichols entendió la importancia de abrir puertas para las minorías y las mujeres en el entretenimiento.

Nichols siguió presionando para que los afroamericanos tuvieran más poder en el cine y la televisión.

“Hasta que nosotros, los negros y las minorías, no solo nos convirtamos en productores, escritores y directores, sino también en compradores y distribuidores, no cambiaremos nada”, le dijo a Ebony en 1985. “Hasta que nos convirtamos en industria, hasta que controlemos los medios o al menos al menos tenga suficiente voz, siempre seremos los choferes y bailarines de claqué”.

The Conversation, vía Reuters. Créditos: Especial Por Samantha Carreño Nichelle Nichelle Nichelle Nichelle  Nichelle