Municipio de Querétaro entrega incentivos al campo

 

Menos costos de producción y mayor ingreso para familias del campo queretano al recibir estos incentivos

El Presidente Municipal de Querétaro, Miguel Antonio Parrodi Espinosa, encabezó la entrega de incentivos apícolas, semillas y fertilizantes al sector agropecuario de la capital, con la finalidad de apoyar la economía y desarrollo de las familias que dependen de este sector de la economía local.

Entrega Municipio de Querétaro incentivos para la producción apícola y agropecuaria.

“Apoyar al campo queretano es antes que nada apoyar a la producción y economía de cientos de familias que dependen directamente de él, pero apoyar al campo es también avanzar en el objetivo de impulsar una economía local aún más fuerte, donde la producción beneficie además de las familias productoras, a miles de personas más vinculadas con ellas y con su potencial, distribución y venta”, expresó.

campo

El Secretario de Desarrollo Sostenible, Genaro Montes Díaz, detalló que para 23 productores apícolas se destinó una inversión de 150 mil pesos para su capacitación, certificación en Buenas Practicas, entrega de azúcar y de alimento proteico, tratamiento sanitario preventivo, así como con la entrega 279 abejas reinas modificadas genéticamente. Aquí también se capacitó al personal de la Coordinación Municipal de Protección Civil para la activación del protocolo “Primer Contacto y Traslado al Santuario de la Abeja”.

En lo que se refiere al sector agrícola, se destinaron 2.3 millones de pesos para la entrega de: semilla de maíz variedad CAFIME y fertilizantes Sulfato de Amonio en apoyo a la producción de una superficie de cultivo de dos mil 700 hectáreas y en beneficio de 900 productores.

Con la semilla y fertilizante recibido, los productores incrementan la rentabilidad de su actividad por disminución de costos, aunado a un aumento en los volúmenes de producción, ya que de un rendimiento estimado por hectárea de 1.9 toneladas, podrán aspirar a cosechar tres mil 600 toneladas de maíz para consumo, así como 4.5 toneladas de forraje por hectárea para uso en la alimentación de los animales.