Murió don Gabino Gutiérrez “El fogonero” de Cruz Azúl

Conocido como “El fogonero” don Gabino Gutiérrez era uno de los seguidores más emblemáticos del equipo capitalino

Este miércoles 2 de diciembre se reportó la muerte de don Gabino Gutierrez, aficionado de Cruz Azul y el encargado de hacer el sonido de locomotora en la que fue la sede de la máquina por dos décadas, el Estadio Azul.

A Don Gabino se le conocía como el fogonero. Era miembro de la Porra Cruz Azul de 1971, un grupo de animación familiar de la afición cementera y fue el encargado de hacer sonar el característico sonido de locomotora, “la máquina”.

El aficionado falleció este miércoles dos de diciembre, así lo dio a conocer la cuenta del grupo de aficionados la Sangre Azul en sus redes sociales. La muerte de Gutiérrez se dio unas horas antes de que el cuadro celeste enfrentara el partido de ida de las semifinales del Guard1anes 2020 frente a los Pumas.

Gabino Gutiérrez fue aficionado de Cruz Azul por 50 años y su admiración a La Máquina inició desde la época que jugaba en Jasso, Hidalgo esto porque algunos de sus amigos viajaban a la ciudad, cuando el equipo estaba buscando llegar a la Primera División. Antes de eso, su corazón fue de los Rayos del Necaxa, pero esto cambio cuando se convirtieron en el Atlético Español.

Es seguidor del equipo desde 1965 y en entrevista con El Universal contó que a él le gustaba el equipo porque consideraba que había muy buenos jugadores en la plantilla y también admiraba mucho lo que hacían. A partir de ese año asumió que no había apoyo al Necaxa, que el equipo se iría pronto y prefirió apoyar al Cruz Azul.

Gabino Gutiérrez
Murió el creador del sonido de la máquina en los partidos del Cruz Azul en el estadio Azul (Foto: Twitter@LaSangreAzulMx)

Su forma de animar a los celestes fue muy peculiar. Cargaba siempre con 12 bocinas y un par de baterías de auto. Cuando oprimía un botón, simulaba el sonido de una locomotora a toda marcha que retumbaba dentro del estadio. La energía solo duraba por cuatro partidos y cambiaba de accesorios cada cinco años.

Él consideraba que esas bocinas le servían mucho a la afición familiar, porque así era imposible que los jugadores no los escucharan. Era un aficionado que asistía a los partidos de la capital o de provincia, a pesar del clima que hubiera durante los enfrentamientos, tenía un gran cariño a su equipo.

Hasta el año 2011 solo tenía cinco faltas a los enfrentamientos durante cuatro décadas. Aún a los 79 años continuaba viajando a donde fuera el equipo, sin importar la lejanía. No tuvo nunca alguna palabra de reclamo a los celestes, y menos después de haber vivido la época dorada de la institución.

Las cinco veces que no asistió a ver al equipo, fue porque estuvo enfermo. Acostumbrado a entrar siempre por la puerta 7 del Estadio Azul con todos sus instrumentos a la espalda.

La idea de llevar esa máquina surgió en 1980 cuando el señor Carlos Ordóñez se lo propuso y la trajo desde Estados Unidos, siempre las compraba allá y las traía a México. Cuando Necaxa se vende, el mismo Carlos le propone a don Gabino ir a la Ciudad de México para apoyar a Cruz Azul quien subió a primera división en 1971. Es considerado el aficionado más importante, pues logró ver al equipo campeón en sus mejores épocas y asistió a todos sus partidos de local.

 

Por Agencias.