Origen y significado de las piñatas

 

Es precisamente en el mes de diciembre y en el marco de las posadas, cuando se aprecian mejor las piñatas; esta histórica tradición en México

Uno de los elementos más típicos de las celebraciones en México son las piñatas, símbolo reconocido internacionalmente de la cultura mexicana. Sería difícil imaginar las posadas sin estas coloridas decoraciones originalmente hechas de barro, rellenas de frutas de temporada como tejocote, jícama, lima, caña de azúcar, mandarina, naranja así como cacahuates y diversas variedades de dulces.

Origen de las piñatas

Según lo narra Marco Polo en su libro ‘Los viajes de Marco Polo’, las piñatas son originarias de China, en donde se utilizaban para las celebraciones de año nuevo. Posteriormente, Marco Polo llevó esta tradición a Italia en donde se adaptó a las festividades de la cuaresma. De allí pasaron a España, y después de la Conquista, este objeto se difundió se hizo presente en México. Sin embargo, también existe evidencia de que los aztecas realizaban una festividad similar para celebrar al dios Huitzilopochtl.

Ya en nuestro país, la piñata comenzó a utilizarse como herramienta de evangelización en el Nuevo Mundo. En el año 1586, los frailes agustinos de Acolman de Nezahualcóyotl (cerca de la zona arqueológica de Teotihuacán), recibieron la autorización del Papa Sixto V para celebrar las “misas de aguinaldo”, que más tarde se convertirían en las posadas. Fue en esas misas que tuvieron lugar en los días previos a la Navidad que los frailes introdujeron la piñata.

La piñata original era una olla de barro, se le agregó papel de china de colores para hacerla más vistosa y representar los placeres superfluos. Los siete picos simbolizan los pecados capitales y debían ser destruidos con los ojos vendados (haciendo alusión a que la fe es ciega), con la ayuda de un palo que demuestra la virtud terminando con las tentaciones. Los caramelos y otras golosinas dentro de la piñata representaban las riquezas del reino de los cielos, por lo tanto la enseñanza que se acompañaba con fe y una sola virtud, podía vencer el pecado y recibir todas las recompensas del cielo.

Significado
Como se mencionó anteriormente, tras la Conquista, las piñatas adquirieron un sentido religioso. Originalmente, la piñata era una olla de barro, a la que se le agregó papel china de colores para hacerla más vistosa, y se le pegaban siete picos para darle forma de estrella.

Siete picos:
Simbolizan los siete pecados capitales: pereza, envidia, gula, ira, lujuria, avaricia y soberbia.
El palo:
El palo que se utiliza para romper la piñata simula la fuerza con la que se vence al mal y a las tentaciones,
Ojos vendados:
La venda con la que se cubren los ojos representa la fe ciega en Dios.
Interior:
Los dulces y frutas simbolizan las riquezas del reino de los cielos, por lo tanto la enseñanza que se acompañaba con fe y una sola virtud, podía vencer el pecado y recibir todas las recompensas del cielo.

Pese a la discusión sobre su origen, la piñata es uno de los elementos más típicos de las celebraciones en México. Este colorido objeto, símbolo reconocido internacionalmente de la cultura mexicana.

Es precisamente en el mes de diciembre y en el marco de las posadas, cuando se aprecia mejor esta histórica tradición en México, aunque también se rompen piñatas en las fiestas de cumpleaños, tanto de niños como de adultos.

Agencias