Pandemia rebasa al Poder Legislativo Mexicano

Mientras congresos de otros países implementaron sistemas virtuales de votación para aprobar iniciativas, las leyes parlamentarias en México ni siquiera prevén las videosesiones, lo que margina al Poder Legislativo Mexicano.

El Poder Legislativo Mexicano se ha rezagado al desaprovechar las nuevas tecnologías para legislar y atender la pandemia del coronavirus.

“En situaciones de emergencia como la del COVID-19 es posible continuar con el trabajo legislativo a distancia, aprovechando las tecnologías de la información y la comunicación”, indica un estudio del Instituto Belisario Domínguez.

El análisis revisa la labor que varios congresos en Iberoamérica han tenido ante la crisis sanitaria.

“Para no alterar el cumplimiento de sus funciones, los congresos han implementado sistemas virtuales de votación, a través de los cuales los legisladores pueden pronunciarse por la aprobación o no de temas muy puntuales”, dice.

Sin embargo, el Senado dejó de sesionar el 24 de marzo y la Cámara de Diputados el 19 de marzo. Desde esas fechas los legisladores no han definido cómo atenderán la emergencia.

El senador Ricardo Monreal explicó que uno de los problemas que implica sesionar de forma virtual es que las leyes y procesos parlamentarios del Senado no contemplan las sesiones a distancia. Es decir, lo que se aprobara en esas sesiones podría ser impugnado.

El Poder Legislativo Mexicano se ha rezagado al desaprovechar las nuevas tecnologías para legislar y atender la pandemia del coronavirus.

Congreso rehúye a comunicación virtual

Legisladores de España y Brasil han recurrido a “votos telemáticos”.

México es uno de los países que muestra mayor rezago en trabajo legislativo para atender la epidemia del coronavirus, se desprende de un estudio del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado, en el cual se recomienda a ambas cámaras utilizar las nuevas tecnologías para recobrar su actividad.

El órgano de investigación académica señala que “en situaciones de emergencia como la pandemia del COVID-19 es posible continuar con el trabajo legislativo a distancia aprovechando las tecnologías de la información y la comunicación”.

El estudio Trabajo legislativo a distancia por estado de emergencia, realizado por Cornelio Martínez, Sonia Galindo y José Arturo Borjas, revisa la actuación de congresos de Iberoamérica, específicamente de países como España, Brasil, Chile y México, ante la pandemia.

“Para no alterar el cumplimiento de sus funciones, los congresos han implementado sistemas virtuales de votación, a través de los cuales los legisladores pueden pronunciarse por la aprobación o no de temas muy puntuales, esto como medida de prevención ante la posibilidad de contagio”, dice el estudio.

Sin embargo, el Senado dejó de sesionar hace dos semanas y media, el 24 de marzo y la Cámara de Diputados hace 3 semanas, el 19 de marzo, sin que los legisladores hayan determinado mediante qué esquema reanudarán sesiones para atender la emergencia sanitaria.

El documento del IBD precisa, a manera de ejemplo, que el 17 de marzo pasado, el Senado de España, puso en marcha la operación de “votos telemáticos” y suspendieron su actividad presencial durante dos semanas a partir de esa fecha.

El Senado de Brasil, por su parte, aprobó el 20 de marzo “el estado de calamidad en el país para liberar recursos ante la crisis del coronavirus”. Lo hizo a través de una inédita sesión virtual en sus 196 años de historia, presentada igualmente como una de las primeras de su tipo en un parlamento en el mundo, refiere el estudio.

En México, la presidenta del Senado, Mónica Fernández, solicitó a los senadores suspender sus actividades dentro del recinto y, en caso de ser necesarias, las realicen a través de los mecanismos tecnológicos que les permitan llevar a cabo reuniones a distancia.

El 24 de marzo, el senador Ricardo Monreal explicó que uno de los problemas que conllevaría sesionar de forma virtual es que las leyes y procesos parlamentarios del pleno del Senado no contemplan las sesiones a distancia, por lo cual lo que se aprobara en las sesiones podría ser impugnado.

El PAN, por el contrario, señaló que se debe sesionar de forma virtual, pues el Senado tiene una alta responsabilidad para aprobar iniciativas y puntos de acuerdo en materia de salubridad y a favor de los grupos vulnerables que requieren apoyo económico especial en esta etapa de contingencia.

“El grupo parlamentario del PAN propone una alternativa, que es sesiones sí, trabajo sí, pero con herramientas tecnológicas, así está funcionando en el mundo. ¿O dónde están cerrando? ¡Que me digan! Nadie se está yendo a su casa ¡Por Dios!”, dijo el senador del PAN, Damián Zepeda.