¿Qué pasa si despiertas a un sonámbulo?

Este es uno de los mitos más viejos y conocidos en nuestra cultura, pero en serio,¿Qué pasa si despiertas a un sonámbulo?

Las leyendas urbanas afirman que despertar a un sonámbulo es lo peor, hablan de enviar a la persona a un estado de shock o darles un ataque al corazón. Mientras tanto podrías despertarlos, probablemente no deberías pero es solo para su beneficio.

El despertar a un sonámbulo nunca ha demostrado causar algún daño, pero hay un montón de potencial para que la persona que lo realiza salga lastimado.

El sonambulismo suele ocurrir durante la etapa 3 del sueño REM, también conocida como sueño de ondas lentas, y esta etapa del sueño es muy profundo.

Para empezar despertar directamente de la etapa 3 es difícil, se puede hacer, pero hacerlo puede dejar a una persona en un estado de deterioro cognitivo (los científicos del sueño llaman inercia del sueño) durante unos 30 minutos.

En lugar de tratar de despertar a un sonámbulo, investigadores del Centro de Trastornos del Sueño, en Nueva York recomiendan conducir suavemente por el brazo para guiar al sonámbulo a la cama.

Los expertos del sueño advierten que llevar forzosamente a una persona de un sueño profundo en este estado deteriorado puede causar que despierte sorprendido, confundido o agitado.

No los podrían reconocer inmediatamente, pueden llegar a empujar, golpear, o de lo contrario arremeter contra ti.

Las personas que presentan sonambulismo (un trastorno del sueño clasificado como parasomnia), también llamado noctambulismo, desarrollan actividades motoras automáticas que pueden ser sencillas o complejas.

Un individuo sonámbulo puede salir de la cama, caminar, orinar o incluso salir de su casa, mientras permanecen inconscientes y sin probabilidad de comunicación.

Es difícil despertarlos aunque, en contra de lo que se cree comúnmente, no resulta peligroso. Los sonámbulos tienen los ojos abiertos, pero no ven como cuando están despiertos y suelen creer que están en otras habitaciones de la casa o en sitios completamente diferentes.

Los sonámbulos tienden a volver a la cama por iniciativa propia y a la mañana siguiente no recuerdan haberse levantado por la noche. El sonambulismo se produce durante las fases 3 o 4 del sueño, es decir, la etapa denominada sueño lento o sueño de ondas lentas (SOL) (véase electroencefalograma opolisomnograma).

Es más frecuente en niños y adolescentes. Por lo general, los episodios son aislados, aunque pueden tener un carácter recidivante en el 1 al 6 por ciento de los pacientes. Su causa es desconocida y no existe ningún tratamiento eficaz.

Se cree, erróneamente, que el sonambulismo es la conversión, en el estado de vigilia, de los movimientos físicos que efectúa el individuo en las escenas que está realizando durante su ensoñación. Pero la realidad es que el sonambulismo se presenta durante las horas de la noche en las que aún no se ha presentado la etapa o fase de movimientos oculares rápidos, que es aquella en la que sí suelen presentarse las imágenes oníricas.

Con información de Muy Interesante Foto Barcelona alternativo