Petroleros requieren seguridad y transparencia

El secretario general de la sección 11 del Sindicato nacional de trabajadores petroleros, Ramón Hernández Toledo .

El gran negocio que es para algunos secretarios generales de los petroleros mexicanos que incluyen además a sus allegados en las diferentes secciones del sindicato de Pemex, para obtener privilegios personales, descuidando los intereses de los trabajadores.

Ramón Hernández Toledo junto con su hijo José Ramón Hernández Pulido el cual supuestamente tiene una fábrica de pinturas hecho una gran cantidad de dinero en supuestas compras de pintura para Pemex, dicha empresa es hasta cierto punto ficticia, ya que no hacen nada de servicio ni venden físicamente la pintura.

También otro de los negocios redondos qué es el transporte de personal de cangrejera a pajaritos que también se embolsan una gran cantidad de dinero mensualmente, otro personaje es Víctor de la cruz que al igual maneja el transporte de Ciudad del Carmen a la sección 1,también a la sección de madero y lo que es el transporte en las plataformas y en diferentes secciones que comprenden esa zona.

Estimados amigos petroleros ustedes más que nadie conocen cómo se manejan estas personas lo dejamos a su consideración para que estas próximas elecciones para su secretario general tomen conciencia y busquen mejorar su situación dentro de cada una de las secciones de este gran sindicato mediten y voten con la razón y por la persona que ustedes consideren la más adecuada para llevar las riendas de este sindicato.

Ramón Hernández Toledo, es acusado de lucrar con las cuotas de los trabajadores, de financiar con este dinero campañas de priistas de la región, de comprar propiedades para beneficio personal, así como de apropiarse del servicio de transporte de petroleros mediante prestanombres.

Los petroleros no cesan en diferenciar la gestión de este líder con la de su antecesor, Francisco Chico Balderas, a quien, dicen, el pueblo quería aunque también fuera corrupto.

“No hay más grande que Chico”, es la frase generalizada entre los sindicalizados, quienes lamentan que toda la obra social y sindical realizada por este líder haya sido abandonada por Hernández Toledo, quien arribó al poder sindical después del suicidio de Chico Balderas, en 1991 Con 14 años al frente de la mencionada sección, 70 de edad y 50 como petrolero, sus opositores lo acusan de cacique, así como de fomentar el terror entre los trabajadores sindicalizados.

De las 36 secciones del STPRM, la número 11 aglutina a 20% (14 mil 500 personas) del total de la plantilla laboral de petroleros sindicalizados Los trabajadores señalan que como cuota sindical cada uno de ellos aporta 25% de su salario mensual; en los préstamos hipotecarios, añaden, la tasa es de 30%.

Cuentan que el líder tiene una novia llamada Lucía Méndez Reyes, que también es su secretaria Ella controla las fichas de los trabajadores sindicalizados y decide los préstamos, así como pagos de prestaciones o jubilaciones
Del dinero que recibe, Hernández Toledo no rinde cuentas, aunque los petroleros sospechan en qué lo gasta.

Mientras que los trabajadores se trasladan a los complejos donde trabajan en camiones viejos que esperan en la esquina de la Plaza de la Juventud o del mercado, en unos paraderos con parasoles cascados, raídos, inservibles, la novia de Hernández Toledo viaja en un automóvil BMW gris y vive en una casa color guinda y blanco que abarca la esquina de la avenida 16 de Septiembre, en el centro de Coatzacoalcos.

La mansión, que contrasta con las humildes propiedades de los vecinos, es custodiada por guardias que viajan en un Neón color verde olivo.

Para los petroleros es increíble que Méndez Reyes pueda tener tantos lujos siendo la secretaria del líder sindical y con un sueldo promedio de 4 mil pesos mensuales.

Así mismo, acusan a Hernández Toledo de comprar propiedades a costa de las finanzas de la sección, como el club Los Cocos, ubicado en la calle Lázaro Cárdenas, en Coatzacoalcos Señalan también que concesionó al menos una gasolinería, por un precio de 250 mil pesos, a la empresa Servifácil, propiedad de Rogelio Limanrroy.

Entre las posesiones del sindicato que todavía cumplen alguna función están el Casino del Pueblo, donde se realizan asambleas sindicales y actividades sociales; la Sociedad Cooperativa de Transportes, la Planta Purificadora de Agua Nuestra Señora del Carmen, y tres tiendas de consumo, que expenden sólo artículos de primera necesidad.

Éstas contrastan con las propiedades adquiridas por Chico Balderas, que se hallan abandonadas, como el deportivo José María Morelos y Pavón, ranchos, una plaza de toros y un restaurante flotante, entre otras.

Transporte fraudulento

La Sociedad Cooperativa de Transporte Sección 11 del STPRM es la encargada de operar los camiones “chimecos” que llevan a los petroleros a los complejos donde laboran Cuenta con un parque de 200 unidades.

Sin embargo, de manera paralela opera otra línea con autobuses modernos que, según los petroleros, son propiedad del dirigente sindical, quien los opera a través de un prestanombres.

En conjunto, estos vehículos, algunos muy viejos y destartalados, circulan entre la calle Constitución y Ricardo Flores Magón y frente a la Fábrica de Acero Van a los complejos petroleros.

Mientras tanto, el transporte nuevo, moderno, viaja al complejo Morelos y los trabajadores lo abordan cerca de la Cruz Roja Ahí, los parasoles están arruinados Las láminas de asbesto ya están deterioradas

Félix Gómez López, Florentino Rito Rivera, José Luis Pérez-Negrón Patiño y Jesús Bracamontes Martínez -este último es secretario de gobierno del ayuntamiento de Nanchital- realizaron una marcha el 7 de mayo de 2004 para denunciar el caciquismo de Hernández Toledo.

Ante ello, el líder de la Sección 11 solicitó al entonces subdirector corporativo de Relaciones Laborales de Pemex, Javier Chávez Morales, la suspensión de Félix Gómez, José Luis Pérez-Negrón y Florentino Rito Y se la concedió
Los afectados interpusieron una demanda ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA); en represalia, Pemex rescindió los contratos de Gómez y de Pérez-Negrón.

En septiembre se formó el Frente Democrático Sindical 1 de Mayo; el 27 de ese mes, sus integrantes realizaron una marcha; llevaban el rostro cubierto, por temor a represalias

Éstas al fin llegaron: El 14 de octubre, Pemex-Petroquímica y la Sección 11 suscribieron un convenio (número 10287/2004) que preveía la transferencia de plazas y de trabajadores de los complejos petroquímicos de Nanchital, y la jubilación especial de 15 personas, entre ellas la del exalcalde Ricardo Castelo, así como de Víctor Jaime López y Carlos Jiménez Nicolás, entre otros.

Diario del Istmo, Proceso y agencias