Postres que puedes hacer con café soluble

 

Algunas opciones de postres que llevan café soluble

Sabemos que el café soluble no tiene tantos adeptos en las nuevas generaciones (aunque a las abuelitas les encante), en parte porque muchos lo consideramos un polvo que parece café pero no lo es. La mayoría pensamos en mezclas aguadas de sabor quemado que nos recuerdan más al agua de calcetín, que al aroma de un grano tostado recién molido.

Sin embargo, que el café instantáneo no sea perfecto, no significa que no se antoje e incluso que no sea necesario en algunas preparaciones. A continuación te daremos algunas opciones de postres que llevan café soluble, para que si tienes un botecito de café en la alacena, lo aproveches y veas que no todo está perdido.

Dalgona coffee o mousse

El año pasado fue la sensación de TikTok, Instagram y otras redes sociales. Al buscar la palabra en Google arroja 5,440,000 resultados, pero ¿por qué es tan popular? ¿A qué se debe? Bueno, el dalgona se hizo famoso durante el inicio de la cuarentena en Corea del Sur (y luego en el mundo entero) porque era muy fácil de hacer , tiene una textura esponjosa y, aceptémoslo, el sabor no es terrible. Para hacer un dalgona coffee solo necesitas proporciones iguales de café soluble, azúcar y agua caliente, bates esa mezcla hasta lograr una espuma café muy esponjosa y luego añades la mezcla en un vaso con leche fría o caliente.

Carlota de café

Todos probamos (e incluso hemos hecho) una carlota de limón hecha con las famosas galletas María. Bueno, pues por suerte, ese postre es tan fácil de hacer, que si tienes café soluble en casa, también puedes hacer una carlota de café. Sólo necesitas una barra de queso crema, dos paquetes de galletas María, 1/2 lata de leche evaporada y 1/2 lata de leche condensada, una cucharada de café, esencia de vainilla al gusto y, si quieres darle un toque extra de sabor, puedes agregar también dos cucharaditas de licor de café o licor de avellanas.

Pon el queso crema en un bowl hasta que se ablande, luego añade las leches, la vainilla, el café y mezcla hasta obtener una mezcla homogénea. El resto seguro lo imaginas: coloca en un refractario una capa de galletas, luego una de la mezcla que preparamos, e intercala hasta que se agoten los ingredientes, procurando que que quede hasta arriba una capa de galletas. Puedes agregar nueces o almendras al final si quieres añadir un toque crujiente. Refrigera por un par de horas y listo, tendrás un postre hecho con café soluble muy económico y fácil de hacer.

Frappé de café

Si tienes antojo de un postre frío y no te quieres quebrar la cabeza, sólo mete a la licuadora una cucharadita de café soluble, una taza de leche de coco (o tu favorita), azúcar y mucho hielo. Voilà! Sirve el contenido en un vaso y si quieres darle un toque extra goloso añade crema batida y chispitas de chocolate, nuez o galletas Oreo troceadas como topping.

Panqué

El mejor amigo de la sobremesa es el café y qué mejor que acompañarlo con un esponjoso trozo de panqué casero. Puedes seguir esta receta de panqué de vainilla, sólo añade 2 cucharadas de café soluble a la mezcla de los ingredientes secos y listo.

Por Forbes y agencias foto archivos