AMLO se preparó para ser oposición, no para gobernar

AMLO se preparó para ser oposición, no para gobernar, Tras La Verdad, por Héctor Parra Rodríguez.

No cabe duda que Andrés Manuel López Obrador, se preparó bien para ser oposición, no para gobernar. Él mismo encara su propia oposición, se combate asimismo creando escenarios adecuados para la crítica, entregando resultados infames de un gobierno que desperdicia el tiempo en la crítica destructiva, mientras deja de gobernar con eficiencia. AMLO necesita del “combate político”, por ello da origen a enemigos ficticios, para volverlos realidad y combatirlos sin resultados.

Al presidente le crecen los enanos, dice una frase coloquial en política. Hasta su estirpe consanguínea le ayuda cometiendo delitos para llamar la atención, sin que haya consecuencias legales. Para ellos el perdón y olvido.

Dos años 8 meses de un gobierno que ha desperdiciado toda clase de oportunidades para mejorar las condiciones de los mexicanos. En contrario, hace hasta lo imposible para dañar a México, cual real oposición que busca el desprestigio de su gobierno. Crea “muertos y no los sepulta”. Su gobierno hiede a materia escatológica.

Banner Cheese Up 2021

Como fiel opositor al gobierno es tan bueno que él mismo se combate. Ha confundido a sus mismos seguidores, muchos de los cuales han abandonado la “religión de la flagelación y subordinación”, dejaron de creer en los dogmas de fe del supuesto combate a la corrupción, de disminuir la marabunta de pobres, de hacer crecer la economía y aumentar las fuentes de trabajo, de llegar al primer mundo en el sistema de salud.

El tiempo se le vino encima a López Obrador, mientras él continúa en campaña ofreciendo resolver problemas que ya debió solventar. Pero no, Andrés creer seguir fomentando las expectativas del cambio entre la muchedumbre que solía seguirlo en todas sus batallas políticas ¿Si ya gobierna por qué no resuelve los problemas? Es la pregunta que millones de mexicanos se formulan. Por el contrario, genera más problemas y el tiempo se acorta, ha disminuido tanto su periodo de gobierno, que ya piensa en la sucesión presidencial para continuar en campaña. Sigue destruyendo las instituciones que eran de apoyo social a los más necesitados, AMLO perjudica y no ayuda.

La enorme diferencia con sus pasadas campañas, corruptamente hoy utiliza el tremendo aparato gubernamental para hacer campaña política (antes producto de fuentes de financiamiento oscuras), además disfruta de miles de millones de pesos del presupuesto público.

Por eso y más razones, millones de mexicanos dejaron de creer en la infinidad de promesas que solía hacer como opositor al gobierno ¡No cumple como gobernante! López sigue en campaña, continúa acusando a la oposición de los males que aquejan a México. No atiende los problemas, por el contrario: los complica y los agrava. Insiste en culpar al pasado de aquello que no quiere y no puede resolver como gobernante.

Las autoridades electorales han dejado plasmado en sentencias firmes el acoso permanente del presidente, quien actúa y realiza actos como candidato (sin candidatura), lo han evidenciado haciendo uso de recursos públicos en beneficio de su partido. Lo tragicómico, cuando intenta realizar actos de gobierno lo hace mal, muy mal ¡No sabe gobernar! Prefiere ser vocero. Haciendo política.

Sus programas emblemáticos son un fiasco, un fracaso y consumen el presupuesto público como nunca antes. No le alcanza el dinero que se recauda, literalmente dilapida el erario, bajo el pretexto de hacer un mejor gobierno. Nada justifica que tenga la razón. Si es la refinería de Dos Bocas, la crítica le llueve desde el extranjero, va en contra de la generación de energías limpias. Si es su tren Maya, ha perjudicado a cientos de pobladores quienes se quejan dado que la ruta destruye flora, fauna y viviendas: no hay indemnizaciones. Los trabajadores de la obra del tren se quejan por la falta de pago y salarios miserables Lo mismo hizo con el aeropuerto de Santa Lucía, tuvo que expropiar.

Si fueron sus Banquitos Bienestar para llevar dinero a los pobres, no funcionan, se gastó dinero en la construcción y compra de los inmuebles. Destruyó el Seguro Popular para llegar a servicios de salud del primer mundo y nada, ahora no hay ni medicinas ¡Engaño y fraude tras fraude! Estos son simples ejemplos del desastre de su gobierno.

AMLO diario repite como viejo tocadiscos su lucha en contra de la corrupción y ¡Oh sorpresa! Que su familia resultó más corrupta que los corruptos que combate. Sin embargo, el distractor político, su familia no realiza actos de corrupción, les asigna alguna ocurrencia de concepto como “cooperaciones”, a la recepción de dinero por parte de sus hermanos, para distanciar a su familia de hedor que despide su familia y gobierno: corrupción ¡La oposición sí es corrupta! A esa hay que perseguirla, para eso tiene a las instituciones a su mando. El espectáculo mediático como “marketing político”.

El escenario es realmente grave. AMLO no gobierna, destruye y echa culpas, él se dedica a la política, al combate del desprestigio, sigue en campaña ¿Quién nos gobierna entonces? La simple inercia del enorme aparato gubernamental, alguien tiene que recaudar impuestos y pagar salarios. Por ello la delincuencia hace de las suyas. Total, el presidente culpa al pasado de todo, entre las culpas está la ola delincuencial, herencia del pasado.

Continuará la ineficiencia del gobierno de AMLO. Y, mientras él dice combatir corrupción, el mal se fortalece y consolida al interior de su administración. Experto en política, en atacar a los opositores y como fiel opositor se combate asimismo, por eso no hay avances, no hay logros en su gobierno. El supuesto éxito de sus promesas lo basa en regalar dinero del presupuesto público, el objetivo es por demás obvio, aumentar la base de manipulación electoral con dinero público. AMLO, el político sucio de siempre que nunca se preparó para gobernar.

 

 

Acechan

Tras La Verdad / Por: Héctor Parra Rodríguez

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las de los miembros del equipo de trabajo de El Municipal Querétaro., quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos.