Ya viene La Carrera Panamericana 2019

La Carrera Panamericana es el Rally de Autos Clásicos más Importante del Mundo. Recorriendo más de 3,200 kilómetros en 7 días de competencia

La Policía Federal de México en coordinación con el Comité Organizador y autoridades de todos los niveles del Estado de Querétaro y Municipio de Querétaro se han coordinado para la llegada de La Carrera Panamericana 2019 el 13 de Octubre al Jardín Zenea.

Dentro de nuestro tercer día de competición antes de llegar a Querétaro, nuestro recorrido sigue igual de intenso. Nuestra trayectoria incluye etapas interesantes como la del tramo de Huimilpan que es muy rápido con algunas curvas de respeto y pasando por Chapa de Mota en cuya plaza principal se conjunta la tradición mexicana a su máxima expresión y en donde podrás degustar de las mejores quesadillas y platos típicos de la región. En Temascalcingo, se llevará a cabo el servicio al contingente panamericano.

La Carrera Panamericana cumple en este 2019, 32 años de existencia. Es una carrera tipo rally de autos clásicos, que consta de más de 3 mil kilómetros y cruza por los estados de Oaxaca, Veracruz, Ciudad de México, Querétaro, Michoacán, Guanajuato, Zacatecas y Durango, entre el 10 y el 17 de octubre en diversas etapas.

Hugo Burgos García, secretario de Turismo (SECTUR), reconoció la historia y la importancia de la Carrera Panamericana dentro del deporte motor en México, ya que es considerada en nuestro país la segunda de mayor relevancia después de la Fórmula 1.

“En esta ocasión, esta carrera visitará parte de Huimilpan y Amealco, nuestro Pueblo Mágico. Agradezco a la Carrera Panamericana, que siga creyendo en Querétaro porque para nosotros ya se ha vuelto un evento clásico”, sostuvo.

Fernando Flores, delegado de la Carrera Panamericana en Querétaro, y Carlos Cordero, director general de la misma, detallaron que la etapa en Querétaro se correrá el día 13 de octubre, en el tramo comprendido entre el kilómetro 53 al 35 de la carretera Amealco-Huimilpan, para posteriormente hacer la llegada protocolaria ese mismo día a las 19 horas al Jardín Zenea, donde se llevará a cabo una ceremonia de premiación, y donde los aficionados y el público en general podrá convivir con los pilotos y conocer los vehículos.

Se tiene registrada la participación de 80 vehículos clásicos en las diversas categorías, tripulados por 160 pilotos y copilotos de 19 nacionalidades. Se estima que el contingente panamericano esté conformado entre 400 y 600 personas; y se estima que la derrama económica que genere este evento sea de 38 millones de pesos, de acuerdo a los organizadores.

En la rueda de prensa, también estuvo presente el secretario de turismo del municipio de Querétaro, Gerardo Cuanalo Santos y el Comisario de la Policía Federal, Sergio Villaseñor Bores.

La Carrera Panamericana de 3114 km que se extiende de sur a norte desde Tuxtla hasta Juárez es, de acuerdo con Alfred Neubauer, una combinación del Gran Premio de Tripoli, la «Mille Miglia» italiana, el alemán «Nurburgring» y las 24 Horas de Le-Mans. Herr Neubauer debería de saberlo, pues fue bajo su liderazgo como Director de Competencia que los equipos alemanes de Mercedes Benz derrotaron a los más formidables inscritos de Inglaterra, Francia e Italia en el continente europeo por los últimos 25 años.

Exactamente, ¿qué hace a La Carrera Mexicana («The Mexican Road Race») tan DURA? Es una combinación de varias cosas. El recorrido inicia en un clima tropical, donde la temperatura es alta y húmeda y se extiende por una carretera que va desde el nivel del mar hasta la sofocante altura de l os ¡tres mil metros! Las variaciones de temperatura van desde los 34 grados hasta tan sólo un par de grados antes del congelamiento, todo en 72 horas.

Incluso la más cuidadosa afinación de motor, pruebas de carburación y selecciones de bujías requieren alteraciones cada 160 km aproximadamente. Motores que se desempeñan milagrosamente a los mil metros de altura sonaban moribundos a los tres mil, y pilotos que se negaban a cambiar de bujías por unas para más frío, después de Durango pronto se daban cuenta de la gran importancia de esto. La Carrera Mexicana era muy dura tanto para los pilotos como para el equipo. El camino es pavimentado con una mezcla de ceniza volcánica y, esta substancia, que es altamente abrasiva, reducirá una perfectamente nueva llanta de un auto de pasajeros a una «pelona» en una distancia de mil kilómetros.

Lea más en http://lacarrerapanamericana.com.mx