Problemas que viven los niños de hoy

En este artículo te describimos los 5 problemas que enfrenta la juventud de hoy para que puedas ayudar a los niños y jóvenes en su día a día.

Las nuevas tecnologías, la rapidez en cómo se vive y las modas hacen que los jóvenes y niños se enfrenten a unos problemas que además de concretos, merecen la pena conocer y gestionar cuanto antes.

La sociedad en la que vivimos actualmente presenta una serie de diferencias abismales entre las generaciones. Un niño de 5 años ya juega a aparatos electrónicos y sabe navegar por Internet cuando, seguramente, sus padres no tocaron un ordenador hasta su adolescencia.

Obesidad infantil

Los niños están gordos y cada vez más gordos. Videojuegos, televisión, internet y comida rápida tienen parte de la culpa. Los niños pasan más tiempo sentados frente a una pantalla que corriendo al aire libre. Este estilo de vida sedentaria tiene consecuencias:

Socialmente: no es ningún secreto que los niños con sobrepeso van a ser objeto de burlas de sus compañeros – triste, pero cierto. Esto puede dar lugar a problemas tales como baja autoestima, depresión, etc.

Luego están los problemas de salud. La presión arterial alta, diabetes y otras enfermedades que se asocian con la obesidad. Psicológicamente y físicamente, la obesidad es un problema que puede resolverse con un simple aumento de la actividad y la conciencia.

Materialismo

Vivimos en una sociedad que promueve el materialismo y se perpetúa esta enfermedad en particular mediante la instigación de los malos hábitos en nuestros hijos. Enseñamos a nuestros hijos que la medida del éxito y la felicidad en la vida es la cantidad de cosas que tienen. Los niños naturalmente quieren las cosas, especialmente si sus amigos tienen algo similar.

Por desgracia, parece que hay poco de control sobre la orientación que acompaña a un chico a medida que avanzamos en esto. En esencia, le damos a nuestros hijos lo que ellos quieran, siempre y cuando esté dentro de nuestra capacidad financiera para hacerlo. Y algunos padres toman riesgos. El concepto de «ganar» lo que se obtiene o la idea de que algo «no es necesario» parece que se ha perdido y está desecho.

La mentalidad de conseguir lo que queremos y cuando queremos ha sido arraigada desde la infancia. El resultado desafortunado es que hay consecuencias devastadoras para dicho comportamiento continuado en el futuro.

Crecer demasiado rápido

Hubo un tiempo cuando los niños disfrutaron siendo niños. Hoy en día, incluso en la primera de las edades, los niños están participando en las actividades de adultos con graves consecuencias.

Cada vez se acercan más temprano al alcohol, las drogas y el sexo es un tema muy popular y retratado. Las películas, la televisión e Internet hacen que los niños estén bombardeados con sugerencias sexuales, adicciones y violencia. El concepto de infancia está, literalmente, en vías de desaparición.

Violencia en las escuelas

La educación de un niño es la base desde la será capaz de salir al mundo y construir una vida. Las escuelas desempeñan un papel importante en este esfuerzo y por lo tanto, es razonable esperar que estos lugares de aprendizaje sean refugios seguros para los niños mientras se preparan para la vida adulta. Desafortunadamente, este no es siempre el caso. Hay escuelas que pueden ser una zona de guerra.

Por lo tanto es esencial educar a los hijos con mensajes de tolerancia, respeto y pacifismo para evitar que se meta en conflictos con otros niños de clase y que desarrolle conductas agresivas.

Disparidad en la educación

La educación es importante. Pocas personas pondrían en duda este hecho bien considerado. Una buena educación (en comparación con una mala) le dará a un niño una mayor posibilidad de aprovechar las oportunidades para tener éxito en la vida.

Lamentablemente, algunas personas tienen mejor educación que otras. Esto no es un asunto de: “una escuela es mejor que otra escuela”. Más bien estamos hablando de clases sociales enteras a los que se les niega una educación adecuada. La disparidad en la calidad de la educación está determinada por la raza y la situación financiera.

Ruiz Laura