Repartidores de apps llaman a paro mundial

 

En México la representación de Repartidores convocan a paro mundial este 8 de octubre; se ha hecho principalmente a través del colectivo Ni Un Repartidor Menos

Repartidores de aplicaciones digitales, como Uber Eats, Rappi o Didi Food, de 12 países, incluido México, convocaron a un paro de labores el próximo 8 de octubre con el fin de que las compañías a las cuales prestan sus servicios los consideren trabajadores y les otorguen prestaciones de ley.

El paro se ha promovido también para países como Estados Unidos, Colombia, Argentina, Ecuador, Bolivia, Perú, España, Francia, Italia, Alemania, Brasil, África, entre otros.

En México la representación de este sector se ha hecho principalmente a través del colectivo Ni Un Repartidor Menos, mismo que tendrá activaciones como reuniones en algunos de distintas ciudades, como el Ángel de la Independencia, en la Ciudad de México.

De acuerdo con sus solicitudes, se pide un alza salarial, seguro de vida, el cese de desactivación de cuentas sin justificación, así como medidas para evitar la sobresaturación de pedidos en algunas zonas.

 

Colectivo de Repartidores de todas las plataformas, buscamos mejores condiciones Sociales y Laborales A Pie, Bicicleta o Motocicleta #NiUnRepartidorMenos

«Lo único que hicieron es montar una patética campaña de marketing basada en nuestro trabajo y nuestro riesgo. En varias semanas de trabajo, sólo algunos repartidores recibieron algún kit. Los trabajadores no pueden arriesgarse y tener encima que pagar por los elementos que la empresa está obligada a entregar», señaló la vocera de APP.

Los demandantes afirman que no existe disposición gubernamental para promover su inclusión en este esquema de beneficios, razón por la cual están promoviendo la unión entre participantes del gremio.

Otra alternativa, si esta situación no se resuelve, es hacer una presentación en la Justicia, con el riesgo de que suspendan toda clase de actividades en las app hasta que no regularicen la entrega de elementos de seguridad. Algo que evalúan, aunque saben que los trabajadores precarizados no pueden arriesgarse a quedar sin trabajo en este contexto donde la pandemia les impide una reinserción en ninguna clase de empleo.

Con información de Milenio

Foto: Zócalo | Especial Por Grupo Zócalo