Roger Federer en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Roger Federer participará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Roger Federer anunció el lunes que planea competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, hizo el anuncio en Tokio, durante un partido de exhibición para el fabricante japonés de su uniforme.

«A fin de cuentas, mi corazón decidió que me encantaría estar en los Juegos Olímpicos de nuevo», dijo el suizo y tetracampeón olímpico.

Federer hizo el anuncio en Tokio, durante un partido de exhibición para el fabricante japonés de su uniforme.

Federer cumplirá 39 años poco después de los Juegos Olímpicos, y había planeado previamente su calendario hasta Wimbledon, que termina dos semanas antes de Tokio 2020.

El suizo requerirá una exención de comodín dado que no ha jugado en partidos de Copa Davis para ser elegible.

Federer ganó el oro en dobles para Suiza con Stan Wawrinka en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y la plata en sencillos en los Juegos de Londres 2012 en Wimbledon.

No participó en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 por lesión.

Roger Federer

(Basilea, 1981) Tenista suizo. Roger Federer nació el 8 de agosto de 1981 a orillas del Rin, en la capital del cantón de Basilea, en la marca que separa Suiza de Alemania. Hijo de Lynette y Robert Federer, ella sudafricana, él suizo, su progenitor, hasta convertirse en su mánager, se ganaba bien la vida como representante de unos laboratorios farmacéuticos.

Roger creció empero en un entorno de ganaderos y agricultores, en las afueras de Basilea. De ahí que sea un tipo sencillo, que no se siente a gusto entre ejecutivos con traje y maletín.

Primeros pasos en las canchas

Creció con la imagen en su memoria de dos grandes campeones en el All Tennis Club, Stefan Edberg y Boris Becker, cuando vio por televisión la final de Wimbledon que ambos disputaron en 1989. Agarró su primera raqueta a los ocho años, pero el fútbol y el hockey sobre hielo le mantuvieron indeciso hasta los catorce, en que se integró en la Federación Suiza de Tenis, donde lo pasó francamente mal porque lo sometieron a una intensa preparación en superficie sobre tierra.

Por entonces tenía un carácter insoportable, tanto que cuando entrenaba en los centros de alto rendimiento de Ecubles, en la zona alemana, o de Bienne, en la francesa, rompió infinidad de raquetas que lanzaba contra el suelo al fallar un golpe.

AP / El Horizonte