Se contrae 6.8% economía de China por COVID-19

Se contrae 6.8% economía de China por COVID-19. Expertos esperaban una caída más crítica para la economía del país debido a la pandemia del coronavirus

Beijing – China sufrió en el primer trimestre una contracción económica de 6,8% en comparación con el mismo periodo del año pasado _de acuerdo con datos oficiales difundidos el viernes_ debido a las medidas que tomó para frenar la epidemia de coronavirus, como el cierre de fábricas, tiendas y otros negocios.

En tanto, los datos de gasto del consumidor y de actividad fabril indican que enfrentará una recuperación más difícil de la esperada inicialmente.

La cifra es mejor a la prevista por algunos pronósticos, que contemplaban una contracción de hasta 16%, pero aun así es el peor desempeño de China desde antes de las reformas económicas iniciadas en 1979.

Algunos analistas preveían que China podría rebotar a partir de este mes, pero han estado reduciendo sus pronósticos de crecimiento y aplazando fechas de posible recuperación a medida que surgen estadísticas negativas de comercio, ventas al menudeo y otros indicadores.

Banner

¿Por qué es tan negativo el frenazo a nivel local?

Los expertos aseguran que el Partido Comunista Chino necesita dar mejores condiciones de vida a sus habitantes, sacar a gente de la pobreza y satisfacer a la creciente clase media para poder seguir controlando el régimen.

El gobierno también necesita mantener un crecimiento mínimo, que algunos analistas sitúan en torno al 7%, para crear empleos para millones de personas y evitar conflictos sociales.

¿Por qué tiene malas consecuencias a nivel internacional?

Mientras Europa vivía un estancamiento económico y Estados Unidos empezaba a recuperarse, el mundo se giró hacia China y su apetito por las materias primas para mantener la economía a flote.

Con más de 1.300 millones de consumidores potenciales, el país también es un gran mercado para los productos manufacturados como los vehículos.

Cualquier muestra de debilidad en la demanda china podría ser un golpe para los productores.

¿Está justificado el pánico?

Los analistas no se ponen de acuerdo sobre esta cuestión. «La bajada plurianual del PMI (índice que mide la actividad del sector privado) confirma que la economía sigue sin disponer de una base sólida y esperamos un crecimiento plano en el segundo semestre, con continuos riesgos de retroceso», asegura el banco Barclays.

Otros consideran, sin embargo, que China tiene muchas armas para afrontar la desaceleración de su economía, incluidos unas nuevas bajadas de los tipos de interés y un mayor gasto fiscal.

«Seguimos pensando que el sentimiento es excesivamente pesimista y que una política de apoyo limitará el riesgo de caída de la actividad económica en el transcurso de los dos próximos trimestres», opina Capital Economics.

Algunos temen que la volatilidad de los mercados descarrile las reformas económicas en China y que el gobierno retome unas inversiones masivas en lugar de continuar el cambio hacia una economía basada en el consumo interno, que garantice un crecimiento más sostenible.

Foto: Web AP / MONTERREY