Somos tan especiales como insignificantes en el Universo

Video.- Somos tan insignificantes en el Universo como especiales nos creemos.

Desde siempre hemos tenido la sensación de que éramos especiales en el universo, que estamos aquí porque nos puso Dios, y cuando descubrimos que la Tierra era un planeta, pensamos que era un planeta especial, y que también el Sol era una estrella especial.

Gradualmente, los astrónomos aprendieron que el Sol era una estrella vulgar, pero todavía pensaban que la Vía Láctea era un lugar especial, que como la formaba una gran colección de estrellas debía ser algo especial.

Después miraron más allá de la Vía Láctea y encontraron otras galaxias; y así durante gran parte del siglo XX la historia ha sido el ir dándose cuenta de lo común que es nuestro planeta, y que la Vía Láctea es quizá una entre 100 billones de galaxias más o menos iguales entre ellas y que no hay nada de especial en nuestra galaxia, y no tiene nada de especial el lugar que ocupa en el universo.

Y probablemente tampoco nosotros somos nada especial, ya que ahora en el siglo XXI estamos empezando a darnos cuenta de que es probable que haya vida en otros planetas.

Así que estamos renunciando a ser el centro del Universo -metafóricamente y físicamente- para pasar a ser una forma de vida común, en un planeta común, en una galaxia común. Es un cambio conceptual enorme.

¿Qué significa esto? Significa que nos damos DEMASIADA importancia a los seres humanos.

Decimos que nuestro planeta es especial porque hasta ahora no se ha encontrado vida en otro planeta, y “es una casualidad que nosotros seamos los únicos seres que existimos en el Universo”.

Es lógico que nos importemos por nuestras cosas porque las necesitamos para nuestra convivencia, pero, por poner un ejemplo, los jugadores de fútbol.

El traslado de un jugador de un equipo a otro cuesta 100 millones de euros (ejemplo de Cristiano Ronaldo, una pregunta que me hago frecuentemente es: ¿cómo puede costar tanto UNA PERSONA que no es útil para la salud de los demás, que solo sirve para hacer disfrutar a la gente? Que cueste miles de euros es una cosa, que cueste 100 millones es otra cosa. Y si encima la economía está mal… El dinero está muy mal repartido, siempre lo digo.

De esos 100 millones de euros que cuesta UNA PERSONA, podríamos alimentar a 100 MIL PERSONAS que no tienen dónde vivir, ni qué comer (suponiendo que a cada uno le demos 1.000 euros).

Con el dinero bien repartido, la crisis no sería la misma, o quizás no la hubiera.

Por eso digo que nos creemos especiales, porque le damos menos importancia a las cosas más necesitadas.

Imec

No vivimos en un planeta especial, ni en una galaxia especial, vivimos en un planeta tan común como cualquiera que esté deshabitado y que no tenga absolutamente nada de tecnología, que solamente tenga tierra (y agua, si la hay).