Soy la persona menos racista del mundo, dice Trump

El presidente de EU rechaza las acusaciones de racismo que se han vertido contra él por la guerra dialéctica que ha mantenido recientemente con varios opositores de minorías étnicas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechazó el martes las acusaciones de ser una persona racista en la que se han vertido contra él por la guerra dialéctica que ha mantenido desde mitades de julio con senadoras opositoras de minorías étnicas.

Soy la persona menos racista del mundo», dijo a periodistas en la Casa Blanca.

En las dos últimas semanas, Trump atacó a cuatro congresistas demócratas, a un legislador negro, representante del área de Baltimore, y a un activista de los derechos civiles de minorías.

Sus ataques levantaron las críticas de que el mandatario promueve las divisiones raciales en Estados Unidos mientras apela a su base blanca de clase trabajadora ante las elecciones del próximo año.

En el último capítulo de estas disputas, Trump despotricó contra el representante demócrata Elijah Cummings y contra el distrito de Baltimore que representa, de mayoría negra, al que calificó de «inmundicia repugnante, infestada de ratas y roedores” donde “ningún ser humano querría vivir”.

‘AGRADECIDOS’

Pero Trump aseguró este martes que la gente de raza negra está encantada con sus comentarios despectivos hacia el distrito de Baltimore de fuerte población afroamericana.

Al salir de la Casa Blanca, Trump dijo que ha sido inundado de cartas, emails y llamadas de gente agradeciéndole “por haberme involucrado en el asunto”.

«Esa gente está viviendo en un infierno en Baltimore (…) y realmente están apreciando lo que yo estoy haciendo», agregó.

La Casa Blanca no ha ofrecido prueba alguna de las aseveraciones de Trump.

«La gente afroamericana está encantada con mi desempeño” añadió el mandatario, pese a la escasa popularidad que tiene en las encuestas.

Añadió que está dispuesto a visitar Baltimore.

La guerra dialéctica del mandatario contra Cummings y Baltimore se suma a la sufrida recientemente por las congresistas demócratas Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib, a las que Trump instó a «volver a su país».

Con información de Excélsior.