¿Deberías tirar tu comida si le cae una mosca?

Sólo se necesita que una mosca se pare en tu almuerzo, para que te inquietes por los gérmenes que pudieron haber aterrizado con ella.

Pero ¿Qué mal puede venir del aterrizaje de una mosca en tu comida? ¿En caso de que suceda deberías tirarla a la basura?

Hay cientos de diferentes especies de moscas en México. Este grupo diverso de insectos oscila entre los mosquitos y tábanos a las moscas y moscardones.

Ellos juegan un papel importante en el medio ambiente, ayudando a la descomposición, a la polinización de las plantas y siendo el suministro de alimentos para los depredadores insectívoros.

En algunos casos incluso son utilizados para resolver crímenes y tratar heridas infectadas.

Musca domestica, comúnmente conocida como el principal insecto doméstico, es uno de los animalitos más molestos y más extendidos en el mundo. Ha encontrado un lugar en y alrededor de nuestras casas.

Está estrechamente relacionado con descomposición de residuos orgánicos, incluyendo animales muertos y heces.

No es ninguna sorpresa se les conoce comúnmente como ‘insectos de la suciedad «.

Después de poner huevos, las larvas eclosionan y comen su camino a través de la materia orgánica en descomposición antes de convertirse en pupa y luego emerger como adulto a los pocos días.

CheesUp

Las moscas adultas pueden vivir hasta un mes y pueden poner cientos de huevos durante ese tiempo.

Cuando se trata de la transmisión de patógenos, lo que importa no es necesariamente la mosca en si, pero donde se posa.

No sólo visitan sándwiches recién hechos, pasan mucho más de su tiempo en residuos animales y vegetales en descomposición.

Entre estos desechos puede haber una variedad de patógenos y parásitos.

La moscas domésticas no muerden.

A diferencia de los mosquitos que transmiten patógenos a través de su saliva, las mosquitas comunes trasmiten enfermedades en sus cuerpos y patas. además de dejar huellas llenas de patógenos en tu comida, también dejan heces y vómito.

Debido a que las moscas no tienen dientes, no pueden simplemente darle una mordida a tu comida, por lo que deben escupir un poco de su savia rica en enzimas para disolver la comida, lo que les permite absorber el ‘caldo de fluidos digestivos regurgitados’ y comida parcialmente disuelta resultante.

Si una mosquita tiene suficiente tiempo para caminar sobre tu comida, vomitando sobre ésta, succionandola y defecando sobre ella, las probabilidades de que deje a su paso una sana población de patógenos son altas.

En la mayoría de los casos, la detección de una mosca en tu comida no significa que tengas que tirarla.

Si bien no hay duda de que las moscas pueden transportar bacterias, virus y parásitos de residuos a la comida, es poco probable que se desencadene una reacción que conduzca a la enfermedad de un persona sana promedio de un solo roce.

Las moscas que se posan fuera de la vista y vagan por unos minutos vomitando y defecando en los alimento o áreas de preparación son más de preocuparse.

Cuanto más tiempo pasa, mayor es la posibilidad de los patógenos dejados por las moscas que crezcan y se multipliquen en nuestra comida.

Es entonces cuando los riesgos a la salud aumentan.

Asegúrate de que la comida esté cubierta mientras se prepara, cocina y sirve al aire libre y no dejes ‘sobras’ sentadas en el exterior para las moscas. Minimiza la basura en tu casa e intenta limpiar los botes de desechos regularmente.

Con información de Muy Interesante